Para mí, los seis puntos más importantes de cara a la reforma de la ley del aborto son los siguientes:

  • Suprimir la financiación pública del aborto. Tengo derecho a no pagar asesinatos con mis impuestos.
  • No financiar de ninguna manera a las clínicas abortistas.
  • No obligar a los médicos a practicar abortos, ni a  fomentarlos, ni a facilitarlos.
  • No es necesario tipificar el aborto como delito. Así cae por su peso el argumento de que los partidarios de la vida queremos cárcel para las madres que abortan.
  • Fomentar y facilitar la adopción.
  • Proteger y ayudar a las embarazadas con problemas.

En definitiva, aborto cero.

Enrique Díez Coelho