Este año se cumplen 20 años de la Jornada Mundial de la Juventud que tuvo lugar en Czestochowa (Polonia). Como ya hemos contado, es una experiencia inseparable del origen de Profesionales por la Ética.

Providencialmente este año tendremos ocasión de acoger en Madrid una nueva edición de las Jornadas Mundiales de la Juventud, una ocasión privilegiada para recibir de nuevo a Benedicto XVI, rezar juntos y dar testimonio público de la fe en Jesucristo.papaJMJ2011

Una manera de preparar esta Jornada es leer el mensaje del Papa para la JMJ publicado hace un año. En ese mensaje Benedicto XVI interpelaba a los jóvenes y les invitaba a construir su existencia sobre la roca de la fe que nace del encuentro personal con Jesucristo en la Iglesia. Selecciono un párrafo de ese impresionante mensaje:

Cuántos cristianos han sido y son un testimonio vivo de la fuerza de la fe que se expresa en la caridad. Han sido artífices de paz, promotores de justicia, animadores de un mundo más humano, un mundo según Dios; se han comprometido en diferentes ámbitos de la vida social, con competencia y profesionalidad, contribuyendo eficazmente al bien de todos.

Este párrafo me ha recordado a las potentes palabras de Juan Pablo II en la JMJ de Chzestochowa, al invitarnos a construir la civilización del amor cuyo programa está trazado en la Doctrina Social de la Iglesia.

Y es que el mensaje sigue estando ahí para que las generaciones vayan pasándose unas a otras el testigo de la fe y de la pasión por la construcción del bien común, que es el bien de todos.

Teresa García-Noblejas