Tras los estudios de farmacovigilancia franceses que han descrito cada año la muerte de 20 mujeres y  2529 accidentes vasculares por la píldora, la Asociación Estatal de Abogados Cristianos (AEAC) ha instado al Ministerio de Sanidad español y a la ministra Ana Mato a actuar de forma inmediata.

AEAC solicita volver a instaurar cuanto antes el control médico a la llamada píldora del día después, que Trinidad Jiménez y Bibiana Aído liberalizaron por razones ideológicas y no médicas.

En su nota de prensa la mencionada entidad explica que la PDD comercializada en España sin receta con los nombres de Postinor y Norlevo contiene una dosis 50 veces superior de principio activo a la dosis usada como anticonceptivo por lo que los riesgos de esta medicación pueden multiplicarse. «Es inconcebible que se mantenga sin control médico un fármaco que tiene cincuenta veces más dosis que otro medicamento que sí requiere prescripción facultativa» señala Polonia Castellanos, presidenta de AEAC.

En Septiembre de 2011, tras la aparición de un infarto cerebral en el Hospital La Paz de Madrid por la ingesta de la PDD, AEAC denunció esta situación ante la Fiscalía sin que hubiera respuesta alguna por parte del ministerio público dirigido entonces por Cándido Conde Pumpido. (http://bit.ly/Zv0qxS )

Tras la publicación del estudio de la Agencia del Medicamento francesa, AEAC vuelve a plantear el restablecimiento del control médico a este tipo de fármacos. «Si Ana Mato no actúa de inmediato, volveremos a denunciar ante la Justicia por delito contra la salud pública, porque ante el informe de Francia es imprescindible plantearse una farmacovigilancia más estrecha de los anticonceptivos orales y de la PDD como perteneciente al mismo grupo farmacológico».

Ver también en La Razón (26/03/2013) «La píldora anticonceptiva causa 20 muertes al año en Francia y 2.529 embolias».

Leer también en esta página:

Un equipo investigador español confirma en París el carácter abortivo de la píldora del día siguiente

El efecto abortivo de la píldora del día después

La Gaceta: «Las quinceañeras piden píldoras del día después como si fueran juanolas»