Benedicto-XVI-Cuba José Luis Restán, Director Editorial y Adjunto al Presidente de la COPE, se ha referido ayer en Páginas Digital, con su habitual acierto, al significado cultural de la visita de Benedicto XVI, recién terminada, a México y Cuba.

El periodista destaca  como «una parte importante de la prensa occidental sigue ciega y sorda para lo que en verdad sucede. (…) Algunos hablan de oportunidad perdida (pero ¿desde cuándo Benedicto ha significado para ellos una oportunidad?) y se detienen en las pequeñas polémicas, pero no atisban (o no quieren mirar de frente) el revivir de un pueblo. Decía el gran Alberto Methol que Benedicto XVI podía comprender mejor que nadie el alma católica de América, y podía también por eso, ayudar a curar sus heridas y lanzarla a una nueva construcción«.

«Desde que su vuelo despegó de Roma  -continua Restán-, el Papa ha sabido mostrar cuál es la naturaleza del cristianismo y cuál su incidencia histórica. (…) Es una presencia distinta lo que atrae el corazón extraviado, es Dios en medio de nosotros quien puede cambiar la conciencia y liberar a los hombres del peso del mal y de la mentira. De ahí nace la misión educadora, el servicio de purificar la razón, la forja de una comunidad que cambia el rostro, incluso físico, de una ciudad».

«Sería estúpido -concluye-  pretender medir la incidencia histórica de este acontecimiento en términos políticos. Pero no hay nada tan revolucionario como la fe acogida y vivida, la fe que crea comunidad, abre la razón y sostiene el empeño de la libertad. Benedicto XVI tenía muy clara la brújula de este viaje».

Leer en Páginas Digital el artículo completo de José Luis Restán «La verdadera revolución que tiene futuro» (29/03/2012).