Está en curso un nuevo proceso de «colonización», que esta vez involucra a la «naturaleza humana». Así ha presentado monseñor Crepaldi, presidente del Observatorio Cardenal Van Thuan, el IV Informe sobre la Doctrina Social de la Iglesia en el mundo, redactado por dicho Observatorio y otros cinco institutos de investigación internacional.

La publicación digital Vatican insider explica como monseñor Crepaldi ejemplificó la tesis del informe con lo sucedido en Argentina en 2011: «En el arco de un año, ese gran país de tradición católica ha creado una ley sobre la procreación artificial que ha desnaturalizado la procreación, una ley sobre el reconocimiento de la “identidad de género” que ha desnaturalizado a la familia y un cambio del código civil para permitir la “renta” de úteros, que ha desnaturalizado la maternidad y la filiación». En tan solo un año, subrayó el arzobispo, «se revolucionó la base de toda la sociedad argentina, se dejó de parte la noción de “naturaleza humana” y fue confinada a un rincón la inspiración de la fe católica para la construcción de la sociedad». Estos procesos de reingeniería social son calificados en el informe como «colonización».

En la presentación del informe intervino también Eugenia Roccella, representante del Partido de la Libertad. Hoy, dijo, «estamos frente a un nuevo mercado del cuerpo», a una «descomposición del cuerpo» que abre la posibilidad de tener incluso seis progenitores biológicos. Roccella denunció el mercado de los gametos y, sobre todo, de los óvocitos femeninos, observando que nunca se habla del hecho de que el presunto «derecho al hijo», en realidad, «se basa en formas de explotación de jóvenes mujeres de los países pobres». La «colonización de la naturaleza humana», en todas sus formas, no debe ser entendida, indicó, como «una especie de tsunami ante el que nos debemos resignar». Al contrario, hay que «seguir luchando», cobrando consciencia de que «incluso las derrotas pueden cambiar la opinión pública», como sucedió en Francia con la “Manif pour tous” y la «extraordinaria movilización que produjo», a pesar de que fueran aprobadas las leyes sobre la unión de las parejas del mismo sexo.

Por su parte el presidente del MCT, Costalli, denunció que justamente la «Unión Europea es el primer financiador del aborto en el mundo». Y subrayó la importancia del Informe, pues se trata de «una obra útil para todos los que se interesan por el destino de la humanidad en esta época tan compleja, pero también tan prometedora».

En síntesis, el Informe subraya  -según puede leerse en la reseña publicada en la interesante página oficial del Observatorio Cardenal Van Thuan–  que «el proceso de separación de la naturaleza que han emprendido las leyes que desestructuran la procreación sexuada y la familia natural se funda en una concepción errónea de la naturaleza, a la cual se puede responder solo con una batalla cultural a la altura de este gran reto».

Ver en Vatican Insider la noticia completa de la presentación del IV Informe del Observatorio Cardenal Van Thuan.

Leer en la página del Observatorio la reseña completa del Informe.

Imagen: © Vita Nuova Trieste