6a00d83451ed0269e20134897a36f1970c-800wiEsta semana la Fundación SM ha presentado el Informe ‘Jóvenes españoles 2010’, un estudio que analiza  los valores de los jóvenes españoles de entre 15 y 24 años, su integración social y política, la familia, la religión, el ocio, el consumo o los medios de comunicación.

Como destacaba el jueves la Línea Editorial de la Cadena Cope bajo el título ‘Un gran fracaso educativo’, la radiografía es ‘demoledora’ y no deja de ser el resultado esperable ‘de una cultura ambiental, de unos medios de comunicación y de un sistema educativo implantado desde el momento mismo en que el PSOE asume el poder y pone la primera piedra de una ingeniería social que el actual Gobierno remata con la Educación para la Ciudadanía‘.

Esta situación de auténtica emergencia educativa nos plantea, ante todo, un desafío enorme. Y ese desafío, como apunta la citada Línea Editorial, ‘nos concierne a todos: medios de comunicación, escuela, comunidades religiosas, y por supuesto el mundo de la política.  La crisis será mucho más profunda si no cambia radicalmente la orientación cultural y moral de nuestra sociedad, y nuestro sistema educativo’.

Ofrecemos a continuación el texto íntegro de la referida opinión de la COPE. Un resumen del estudio de la Fundación SM y un amplio dossier de prensa sobre el mismo, pueden leerse pinchando aquí.

Leer también «Así es la cultura juvenil en 2010» de José Javier Esparza (La Gaceta, 28/11/2010)

UN GRAN FRACASO EDUCATIVO

(Línea Editorial COPE, 25/11/2010)

El informe que ayer hizo público la Fundación San María sobre los Jóvenes Españoles en 2010, ofrece una demoledora radiografía de nuestra juventud después de treinta años de política educativa socialista. Aquí no se habla de crisis económica, que es cosa de hace dos años, sino del resultado de una cultura ambiental, de unos medios de comunicación y de un sistema educativo implantado desde el momento mismo en que el PSOE asume el poder y pone la primera piedra de una ingeniería social que el actual Gobierno remata con la Educación para la Ciudadanía. La radiografía muestra una juventud desarmada moralmente, desalentada, sin interés por el estudio, más individualista que nunca y totalmente vulnerable a cualquier poder.

Este retrato asienta en la sociedad una generación de jóvenes entre 15 y 24 años más interesada en una vida sexual satisfactoria, en el ocio y el tiempo libre, que en el estudio, la política o la religión. Sin embargo dentro de este perfil tan negativo aparecen signos de esperanza. Por ejemplo es una  juventud que sigue considerando que lo más importante en su vida es la familia, un dato que supone también una censura a los Gobiernos que más han atacado a la institución familiar. Más aún: le importa mucho llevar una vida moral digna, y un 53 por ciento conserva la creencia en Dios, aunque apenas conozca la belleza y la propuesta de la fe cristiana para su vida.

El desafío es enorme y nos concierne a todos: medios de comunicación, escuela, comunidades religiosas, y por supuesto el mundo de la política.  La crisis será mucho más profunda si no cambia radicalmente la orientación cultural y moral de nuestra sociedad, y nuestro sistema educativo.

http://www.cope.es/editorial/un-gran-fracaso-educativo-223837