El Instituto de Política Familiar (IPF) ha hecho público un completo Informe sobre “Demografía y Natalidad en España 2015”, cuyas principales conclusiones tomamos de la nota de prensa difundida por dicha entidad. Puede accederse a la descarga completa del estudio completo pinchando aquí.

1. NATALIDAD: España está sin niños. Es, junto a Portugal, el país de la UE28 con menor natalidad.

España lleva 35 años (desde 1980) con un índice de fecundidad menor de 2,1, y se ha agravado desde 1987 en el que no se ha superado 1,5 hijos por mujer, lo que ha provocado:

• Índice de fecundidad de 1,3 y en algunas comunidades apenas se llega a 1 hijo por mujer.

• España y Portugal son los países de la UE28 con menor índice de fecundidad (2013).

• La natalidad está bajo mínimos. En España hace faltan 260.000 nacimientos más anuales para asegurar el nivel de reemplazo general. 

• Las españolas cada vez tienen los hijos más tarde (31,78 años). Las españolas son las mujeres de la UE28 que tienen sus hijos más tarde,

• El aborto frena la natalidad: España superó los 108.000 abortos (108.690) en 2013, y se ha convertido en el tercer país de la UE28 con mayor número de abortos. Se han “perdido” más de un millón novecientos mil niños (1.914.446 abortos) desde la legalización del aborto en 1985.

2. POBLACIÓN: en España, ya mueren más españoles de los que nacen. La inmigración ha sido la causa fundamental del crecimiento poblacional español.

• Mueren más personas de los que nacen por el descenso vertiginoso de los nacimientos españoles.

• La inmigración, a pesar de su descenso en los últimos años, ha sido la causa fundamental del crecimiento poblacional español: 1 de cada 10 personas en España es inmigrante.

3. CARACTERISTICAS Y PROYECCIÓN DE LA POBLACIÓN: España se ha convertido en una nación vieja y está en pleno invierno demográfico.

Desde 1981, la población mayor se ha duplicado y la población juvenil se ha reducido la cuarta parte. Ya hay 1,5 millones más de personas mayores que jóvenes.

El déficit de natalidad y el incremento de la esperanza de vida (mayor población mayor) ha provocado:

1. El aumento de la edad media de la población española (ha superado los 42 años).

2. El derrumbe de la pirámide poblacional española.

De seguir esta tendencia, en el año 2050, las consecuencias del invierno demográfico serán catastróficas.

4. CONSECUENCIAS DEL DÉFICIT DE LA NATALIDAD Y DEL ENVEJECIMIENTO POBLACIONAL

Cada día en España: se pierden 52 jóvenes menores de 15 años; 416 nuevas personas mayores de 65 años de las que 222 son nuevas personas mayores de 80 años; se marchan 627 inmigrantes; se producen 1.080 defunciones.

Asimismo, cada día se producen 1.460 embarazos, de los cuales 1.168 son nacimientos y 298 son abortos; de los 1.168 nacimientos diarios, 761 son nacimientos matrimoniales y 477 son nacimientos extramatrimoniales; de los 298 abortos, 35 de ellos son de adolescentes.

Y con unas consecuencias económicas evidentes:

• El envejecimiento poblacional está ocasionando: incremento de los gastos sanitarios; peligro de las pensiones (incremento del número de pensionistas y por tanto de su cuantía); cambios en el mercado de trabajo: disminución de la proporción en edad de trabajar. Fuerza laboral decreciente y envejecida.

• Por su parte el Déficit Natalidad: disminución de los ingresos en la Seguridad Social; riesgo de quiebra de la prestaciones sociales y del Estado del Bienestar; reducción del número de centros educativos y universitarios y del profesorado.

Como conclusión podemos afirmar que la sociedad española se encuentra en una encrucijada y dependiendo de la evolución que en los próximos tiempos se produzca, sus problemas demográficos se agravarán aún más o, por el contrario, se empezará a salir de este de este túnel demográfico en el cual está inmersa.