43 asociaciones de todo el mundo exigen libertad

para los padres

Madrid, 15 de marzo de 2011. La semana pasada Europa descubría con asombro que en un país democrático como Alemania se había encarcelado a una madre por negarse a llevar a sus hijos a la clase de educación sexual estatal y que ya eran 35 los padres condenados por ese motivo.

Lamentablemente, ayer mismo Alliance Defense Fund (ADF), la entidad jurídica que defiende los derechos las familias alemanas ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo, ha informado de dos nuevos casos de encarcelamiento de padres en Salzkotten. Se trata de Eduard W., padre de 8 hijos, y Artur W., padre de 10 hijos y a dos semanas de tener el undécimo. Y es que estos padres se han negado a que sus hijos participen el programa escolar de educación sexual Mi cuerpo es mío porque no están de acuerdo con la educación sexual que se les quiere imponer a sus hijos de manera obligatoria y consideran que sus derechos humanos y civiles están siendo vulnerados.

Además, según informaba ayer Roger Kiska, abogado de ADF, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo no ha aceptado la solicitud de dictar medidas de  urgencia para liberar a la Sra. Wiens a pesar de lo injusto del encarcelamiento. «Estamos convencidos, de que cuando el Tribunal de Estrasburgo dicte sentencia sobre los casos de padres y madres que han estado en la cárcel por el simple hecho de ejercer como padres, la justicia prevalecerá».

Mientras tanto, desde España Profesionales por la Ética  continúa promoviendo una declaración a favor de la Sra. Wiens, madre encarcelada por el mismo motivo en la misma localidad alemana de Salzkotten, así como de los demás padres alemanes condenados. En esta declaración, que ha sido suscrita por 43 asociaciones de España, Irlanda, Italia, Bélgica, Francia, Eslovaquia, Alemania, EEUU, Kenya, Filipinas, México y Noruega, se insta a las autoridades alemanas a que pongan en libertad a los padres encarcelados por querer educar a sus hijos según sus convicciones. También se exige a las instituciones europeas que velen por los derechos fundamentales y la libertad de educación.

La declaración ha sido enviada a las siguientes instituciones:

  • Cancillería Federal de Alemania.
  • Gobiernos Federales alemanes.
  • Ministerios de Cultura y Educación de los estados alemanes federados.
  • Instituciones del Consejo de Europa (CoE).
  • Representantes de los gobiernos alemán y español en el CoE.
  • Parlamento Europeo.
  • Embajada alemana en España.
  • Tribunales que han condenado a los padres alemanes.
  • Padres alemanes encarcelados.

«Con esta acción», explica Leonor Tamayo, responsable del Área Internacional de Profesionales por la Ética, «queremos concienciar a la opinión pública y apoyar a los padres exigiendo a las autoridades que impidan esta vulneración agresiva de los derechos humanos».

La Declaración puede suscribirse a través de este enlace:  http://www.profesionalesetica.org/suscribirse-a-la-declaracion/