Con esta renovada página web, la presentación del logotipo conmemorativo y los actos que tendrán lugar esta tarde-noche en Madrid para nuestros socios y colaboradores más cercanos, hoy iniciamos la celebración de los 20 años de Profesionales por la Ética.

El 26 de abril de un ya lejano 1992 quedó formalmente constituida nuestra entidad como asociación nacional sin ánimo de lucro. Se cumplen así, en efecto, veinte años desde el inicio de nuestra andadura como iniciativa cívica.

Tras la experiencia de la Jornada Mundial de la Juventud en Czestochowa en agosto de 1991 -en la que Juan Pablo II nos llamó a la construcción de la Civilización del Amor- y después de unos meses de reflexión y consultas, un puñado de jóvenes que entonces iniciaba su vida profesional aceptó el desafío: hacerse presentes en el espacio púbico para promover, de manera organizada y aportando desinteresadamente sus capacidades y competencias, la dignidad de la persona en toda su realidad.

Han sido veinte años de ilusión y trabajo, nadando a contracorriente, para tratar de contribuir –sin exclusivismos y desde la voluntad de entendimiento con todos- al bien común de la sociedad española. Veinte años de logros, aciertos y satisfacciones y, por supuesto, también de errores y frustraciones. Veinte años de aprendizaje.

Veinte años de una amistad que se ha ido haciendo cada vez más grande y que nos ha permitido encontrar en el camino personas extraordinarias. Veinte años de una comunidad humana que ha querido actuar sin concesiones al relativismo ético dominante, al poderoso “sistema” o a lo políticamente correcto, en los temas clave en los que, en un cambio de siglo convulso, está en juego el valor de la dignidad humana: el respeto de la libertad de conciencia; el derecho a la vida desde la fecundación hasta la muerte natural; la libertad de las familias para ver crecer y educar a sus hijos según sus principios; las oportunidades para todos, especialmente los más desfavorecidos; el pleno desarrollo humano en las empresas y las organizaciones; la subsidiariedad, la solidaridad y los límites al Estado; la transparencia y la honestidad en el gobierno…

Este aniversario, que celebraremos desde hoy hasta el final de 2012, marca un momento importante para Profesionales por la Ética y para todos sus socios, colaboradores y amigos. Es tiempo, ante todo, de dar gracias a Dios por el primer impulso idealista y generoso de aquel primer grupo de jóvenes; por cuidarnos y ayudarnos a perseverar en medio de no pocas dificultades. Es hora también de gratitud hacia tantas personas que han hecho posible con su apoyo la prometedora realidad de nuestra asociación. Y es tiempo -claro está- de mirar al futuro, de renovación y adaptación, para dar una respuesta eficaz a los problemas nuevos de nuestro tiempo desde la verdad permanente de la persona.

Hoy queremos compartir también la alegría de estos 20 años, que es ya una mayoría de edad, con todos los que tan amablemente se asoman –desde España o las patrias hermanas de Iberoamérica- a esta página web. ¡Gracias a vosotros también!