TEDH 11042011Mañana, 12 de Abril, la sala 5 del Tribunal Europeo de Derechos Humanos, será el escenario del trámite de audiencia oral sobre el caso Gas and Dubois v. Francia (no. 25951/07), que ha despertado mucho interés en buena parte de Europa. Se trata de una demanda por la negativa de los Tribunales franceses a aceptar la solicitud de una mujer a adoptar al hijo concebido por su pareja.

Las demandantes han acudido a la corte de Estrasburgo alegando que la sentencia del Tribunal francés atenta contra el respeto a su vida privada y familiar y que es discriminatoria en base a los articulos 14 y 8 de la Convención Europea de Derechos Humanos. Y es que la ley francesa no reconoce los matrimonios homosexuales ni tampoco concede validez alguna a las parejas de hecho en lo que se refiere a la adopción de los hijos de la pareja. Tan sólo reconoce que deba haber responsabilidad peterna compartida en el caso de los matrimonios, definidos por la ley francesa como la unión de un hombre y una mujer.

Durante el proceso de admisión a trámite de la demanda por el TEDH, el gobierno francés ha negado que haya discriminación puesto que la decisión del Tribunal hubiera sido idéntica en el caso de una pareja heterosexual. El gobierno francés insisite en que la decisión se ha tomado en base al interés del niño y no a la orientación sexual de la demandante.

Según afirma el European Center for Law and Justice (ECLJ), la Convención Europea de Derechos Humanos no reconoce el matrimonio homosexual ni el derecho a la adopción por parte de homosexuales y, por lo tanto, no existe en este caso discriminación posible sino aplicación de la ley. Si la Corte de Estrasburgo fallase en favor de las demandantes, insiste el ECLJ, sería mediante una interpretación abusiva de la Convención y supondría un paso más en la destrucción del modelo occidental de familia en su dimensión natural, legal y social.