Los expertos que forman VIDAdigna propondrán ocho mejoras a la ‘ley de muerte digna’ propuesta por Ciudadanos. Este colectivo interdisciplinar, constituido por juristas y médicos, cree que el texto actual de la Proposición de Ley admitida esta semana a trámite en el Congreso de los Diputados, abre la puerta a la eutanasia.

Las mejoras que VIDAdigna va a proponer a los grupos parlamentarios van a ser las siguientes:

  1. Que la hidratación o nutrición del paciente sean considerados cuidados básicos ordinarios y no puedan ser suspendidos amparados como “derecho a la toma de decisiones”. Actualmente, el texto propuesto por ciudadanos permite privar de alimentación e hidratación al enfermo, lo que le causaría la muerte. “Se abre así la puerta a una práctica eutanásica encubierta”, asegura Carlos Álvarez, portavoz de VIDAdigna.
  2. Que la buena práctica médica (lex artis) prevalezca sobre las instrucciones previas del paciente cuando éstas contravengan el buen hacer profesional. En el texto propuesto por ciudadanos, se suprime la referencia a la buena práctica médica como criterio para no aplicar el documento de instrucciones previas dado por el paciente. Es decir, en virtud de esta proposición de ley, un médico deberá cumplir las instrucciones previas aunque su “buen hacer médico” dicte lo contrario.
  3. Que el médico no se vea obligado, tal como establece el texto presentado por Ciudadanos, a admitir peticiones equívocas del paciente o sus representantes que no estén conformes con la buena práctica médica
  4. Que la futura ley concilie adecuadamente la defensa y garantía de la autonomía del paciente-teniendo en cuenta sus preferencias con la buena práctica médica exigible a todo médico.
  5. Que no se obligue a los profesionales, bajo sanción, por infracción “muy grave”, a cumplir cualquier desde odel paciente o familiar.
  6. Que no se obligue a las instituciones sanitarias y socio-sanitarias públicas y privadas a acatar la voluntad del paciente de manera absoluta.
  7. Que no se otorgue a los profesionales la capacidad para incapacitar de hecho a la población más vulnerable, poniéndolos en situación de riesgo de eutanasia encubierta.
  8. Que los cuidados paliativos constituyan un apartado sustancial de la proposición de ley, algo que no ocurre en el texto actual.

Para Carlos Álvarez, la proposición de ley impulsada por Ciudadanos incluye derechos ya reconocidos en otras normas. “La ambigüedad en su redacción”, asegura el portavoz de VIDA digna, “es un cóctel legal que abre la puerta a la eutanasia. En la práctica clínica hay situaciones difíciles pero no irreversibles en las que la hidratación/nutrición constituye un cuidado más y su retirada sería un acto contrario a la buena práctica clínica. Esta última”, asegura, “debe prevalecer porque una cosa es permitir la muerte y otra, muy distinta, es causarla”.

El portavoz de VIDA digna recuerda que en España se han presentado dos casos de muerte de pacientes por retiradas de alimentación adecuadas a petición de la familias bajo el amparo de leyes autonómicas de ”muerte digna”. Concretamente cita el de Ramona Estévez en Andalucía y el de Andrea Lago en Galicia.

 Por último, Álvarez concluye afirmando que “esta proposición de ley considera el ordenamiento jurídico como único límite de la voluntad del paciente, dejando un vacío a situaciones que no regula el ordenamiento jurídico y sí la deontología médica (lex artis). Una norma centrada en satisfacer el deseo del paciente puede conllevar a que el profesional se inhiba o le abandone ante su decisión, sea cual sea. Esto puede darse por miedo a que se le apliquen las sanciones por obstaculizar o impedir la decisión del paciente”.

El portavoz de VIDA digna, Álvarez, señala que la proposición de Ley del final de la vida presentada por Podemos y rechazada hace una semana, tenía como objeto derogar el art. 143 del Código Penal y la proposición de ley de Ciudadanos, a su vez, tiene como objetivo suprimir el artículo 11.3 de la Ley de autonomía del paciente. “Podemos pretendía cambiar el ordenamiento jurídico despenalizando la eutanasia y el suicidio asistido. Ciudadanos quiere atentar contra la deontología profesional. Ambos son las dos caras de la misma moneda, pues modificar el ordenamiento jurídico en lo que se refiere al cuidado de la vida humana”.

Este martes el Congreso de los Diputados con el apoyo de PP, PSOE, Unidos Podemos, Unión del Pueblo Navarro (UPN) y Compromís,  admitió a trámite la proposición de Ley de derechos y garantías de la persona en el proceso final de la vida a iniciativa de Ciudadanos. Entre sus fines incluye el de “regular el ejercicio de los derechos de la persona ante el proceso final de su vida y los deberes del personal sanitario que atiende a los pacientes que se encuentren en esta situación, así como las garantías para la dignidad de la persona que las instituciones sanitarias estarán obligadas a proporcionar con respecto a ese proceso”.