El referéndum por el que 4,2 millones de eslovacos estaban llamados este pasado sábado a pronunciarse sobre la identidad del matrimonio se saldó con una abrumadora mayoría a favor de la afirmación del matrimonio natural, la no posibilidad de adopción de niños por las parejas del mismo sexo y la garantía del derecho de los padres a elegir libremente la educación sexual de sus hijos en la escuela. La jornada, según informa hoy la prensa, transcurrió con toda normalidad.

En concreto, el resultado de las tres preguntas objeto de la consulta ha sido la siguiente, según los datos facilitados por el Gobierno:

1. ¿Está Vd. de acuerdo que ninguna otra forma de cohabitación excepto la unión entre hombre y mujer sea calificada de matrimonio?: 95% de acuerdo.

2. ¿Está Vd de acuerdo que ni parejas del mismo sexo ni otro tipo de grupos deben poder adoptar y educar a los niños?:  92% de acuerdo.

3. ¿Está de acuerdo en que los colegios no pueden ofrecer educación sexual sin el consentimiento de sus padres con el contenido de esas lecciones?: 90% de acuerdo.

No obstante, la participación en la consulta fue inferior al 22% del censo, cuando debía alcanzar al menos el 50%  para que de acuerdo con la legislación del país centroeuropeo, los resultados fueran vinculantes. Sólo uno de los referéndums oficiales celebrados en Eslovaquia desde el nacimiento de este pais el 1 de enero de 1993 (el de la adhesión a la Unión Europea) ha alcanzado los índices de participación exigibles

En todo caso, debe destacarse que la Constitución eslovaca ya señala explícitamente desde el pasado mes de octubre que el matrimonio es una unión entre hombre y mujer y que, en todo caso, la campaña para recoger las firmas necesarias para la convocatoria de la consulta  -se recogieron 420.000 firmas, casi un 8 % de la población- así como la propaganda para el referéndum y los importantes resultados obtenidos pese a la abstención, constituyen un importante impulso a los valores de la familia ante la opinión pública. En este sentido la labor realizada por Alianza por la Familia resulta a todas luces encomiable y un ejemplo para los movimientos cívicos de otros países.

Finalmente, hay que señalar la postura antidemocrática sostenida por el lobby LGBT ante el referéndum celebrado el sábado. Y es que, a pesar que se trataba de una votación oficial que ha contado con todas las garantías de libertad y transparencia, dicho lobby  -que ha contado con importantes apoyos internacionales (entre otros, el de  Amnistía Internacional-   ha tratado desde el principio de deslegitimar la consulta por considerarla «desafortunada e injusta» (sic) al tratarse, según afirmaron, de un «intento de restringir derechos de las minorías» y de una «provocación de sentimientos homófobos en la población».

(En la imagen, una pareja de recién casados votando en el referéndum de este sábado en Eslovaquia. Foto: Tunoviny.sk).

Ver también en esta misma página:

Referéndum en Eslovaquia: movilización internacional para apoyar el matrimonio natural

Eslovaquia vota hoy en referéndum el futuro del matrimonio y la familia, los derechos de los niños y la libertad de educación