Estas últimas semanas estamos a tope: nos piden charlas sobre EpC desde diversos puntos de España. Los padres que han querido organizar conferencias han sufrido algunos boicoteos; muchos (a derecha e izquierda) no quieren que se hable de EpC y mucho menos de que se va a implantar en Primaria.

El Gobierno ha hecho oídos sordos a las peticiones de diálogo y mantiene el programa de EpC intacto, a pesar de las recomendaciones del Tribunal Supremo. Y sigue recomendando materiales adoctrinadores en su web, como recursos didácticos de EpC. Y no va a dar ni un paso atrás. Pues nosotros tampoco: una docena de charlas en quince días, demanda de nuevos materiales, peticiones a la Administración…

Nosotros, a lo nuestro. Mientras la actual EpC no desaparezca o modifique sustancialmente sus objetivos, contenidos y criterios de evaluación, no pararemos. En manos del Gobierno y las administraciones está resolver el conflicto o alimentarlo.

La libertad de todos y los derechos de los padres están en juego.

Teresa García-Noblejas