Azucena Caballero ALEEsta mañana diferentes entidades cívicas comprometidas con la libertad de educación, entre las que se encontraba Profesionales por la Ética, han comparecido en Madrid ante los medios de comunicación para presentar el manifiesto ‘Libertad de educación, base de la calidad’.

Dicha declaración, estructurada en ocho puntos, es una respuesta de la sociedad civil a la reciente sentencia del Tribunal Constitucional por la que, desde postulados estatistas, se establecen nuevas restricciones a la libertad de elección de los padres en la educación de sus hijos y en el derecho de éstos a recibir una educación de calidad. La referida sentencia legitima la prohibición, por vía legal, de la educación en el hogar.

En la rueda de prensa, que se ha celebrado en las oficinas de la plataforma cívica HazteOir.org, han intervenido Azucena Caballero -en la imagen- ( Asociación por la Libre Educación, ALE), Rafael Lara (Epysteme), Pablo Victoria (Paideia), María Menéndez (Madrid Educa en Libertad), Jaime Urcelay (Profesionales por la Ética), Jorge Sánchez-Tarazaga (FEDEL) y José Castro (ChequeEscolar.org). La declaración está suscrita también por la plataforma Objetores.org.

Transcribimos a continuación el texto del manifiesto presentado esta mañana.

Leer en esta misma página ’23 de diciembre: una alianza cívica por la libertad educativa’.

Leer el artículo de Rafael Navarro-Valls ‘La educación en casa o cuando el Estado invade la vida privada de sus ciudadanos’ (EL CONFIDENCIAL, 23/12/2010).

Leer el artículo de José María Martí ‘La sentencia del Tribunal Constitucional (2 de diciembre de 2010)’ (ANALISIS DIGITAL, 27/12/2010).

LIBERTAD DE EDUCACIÓN, BASE DE LA CALIDAD

Las entidades defensoras de la Libertad de Educación que hoy nos hemos reunido consideramos que:

  1. La Educación en una tarea que corresponde de manera preferente a los padres.
  2. Como establecen la Constitución Española y varios tratados internacionales, son los padres quienes tienen el derecho de elegir para sus hijos el tipo de Educación que consideren acorde con sus convicciones religiosas, morales, filosóficas y pedagógicas.
  3. El Estado, como institución subsidiaria, tiene como misión fundamental garantizar el pleno ejercicio de la libertad de educación en todas sus facetas.
  4. Debe haber más libertad para que los padres que libremente deciden educar a sus hijos en casa, de manera responsable, puedan hacerlo sin trabas administrativas ni presiones de ninguna clase.
  5. Debe haber más libertad para que los padres que opten por escolarizar a sus hijos en algún centro docente puedan realmente elegir el que consideren más apropiado.
  6. Deben establecerse formas de financiación de los centros públicos y de iniciativa social que faciliten el ejercicio de ese derecho.
  7. Debe apoyarse toda iniciativa social que, mediante la creación de nuevos colegios, asuma de manera responsable la tarea educativa, en colaboración con las familias.
  8. Deben respetarse las decisiones de los padres y alumnos que, por razones de conciencia, soliciten la exención de cursar materias o asistir a actividades que, como las asignaturas de Educación para la Ciudadanía o los programas de educación sexual que establece la ley del aborto, sean una forma de imposición ideológica o moral.