Mientras de Italia y Portugal llegan novedades políticas poco esperanzadoras para el futuro de la familia en estos países, es nuevamente una nación del este de Europa, en este caso Rumanía, la que aporta el contrapunto de un firme compromiso de la sociedad civil con el matrimonio y la familia naturales y los derechos de los niños.

En efecto y según ha informado Coaliţia pentru Familie (Coalición por la Familia), la iniciativa ciudadana “Rumanía por la Familia” ha logrado superar 2.200.000 firmas en solo tres meses gracias a los 70.000 voluntarios comprometidos a lo largo de todo el país. En la actualidad la campaña de recogida de firmas continúa mientras van siendo validadas por los consejos locales, en un trabajo que está resultando muy laborioso y en el que están colaborando todas las comunidades cristianas presentes en el país.

Esta iniciativa legislativa ciudadana tiene como propósito conseguir la revisión del art. 48.1 de la Constitución rumana en orden a “proteger el futuro y la santidad de la institución familiar eliminando cualquier ambigüedad en su interpretación”.

La vigente redacción del artículo 48.1 establece que “La familia está fundada en el matrimonio libremente consentido por los esposos, su completa igualdad y el derecho y el deber de los padres de asegurar la crianza, la educación y la instrucción de los niños”.

Los impulsores de la iniciativa ciudadana consideran que, en el actual contexto, dicha redacción puede ser vulnerable ante una interpretación demasiado amplia de la palabra “esposos” y que por este motivo debe ser reemplazada para proteger mejor y apoyar el nacimiento y la crianza de las futuras generaciones.

La nueva redacción propuesta es la siguiente: “La familia está fundada en el matrimonio libremente consentido entre un hombre y una mujer, su completa igualdad y el derecho y el deber de los padres de asegurar la crianza, la educación y la instrucción de los niños”.

La legislación rumana exige para la iniciativa legislativa ciudadana 500.000 firmas en 6 meses, cifra que en este caso ya ha sido sobradamente superada. La revisión de la Constitución requiere que tanto la Corte Constitucional como el Parlamento se pronuncien a favor, para después celebrar un referéndum.

La campaña está siendo soportada desde octubre de 2015 por la mencionada Coaliţia pentru Familie, un grupo informal cuyo propósito fundamental es unir a la sociedad civil rumana en apoyo del matrimonio, la familia y los valores cristianos.

 

Para más información sobre Coaliţia pentru Familie, pinchar aquí.

(Imagen: Coaliţia pentru Familie)