Los profesores se niegan a enseñar el derecho al aborto y a reeducar

la sexualidad de sus alumnos

Madrid, 4 de marzo de 2010. La Ley de Salud Sexual y Reproductiva e Interrupción Voluntaria del Embarazo introduce de lleno la educación sexual y reproductiva (eufemismo que incluye el derecho al aborto) en los contenidos formales del sistema educativo, además de incorporar todo un capítulo de medidas en el ámbito educativo, desde el colegio a la Universidad. Aunque el desarrollo normativo de esta legislación todavía no se conoce, es evidente que está encaminada a educar a las nuevas generaciones en la aceptación del «derecho al aborto» que consagra la nueva ley. La ley incluye la educación en «diversidad sexual» y en ideología de género (según la cual se es hombre o mujer debido a una construcción cultural o a una elección personal).


Por este motivo, Profesionales por la Ética ha puesto en marcha la iniciativa «En mi clase, Vida sí», que comienza con la firma, por parte de educadores de todos los niveles, de la siguiente declaración personal:
EN MI CLASE, VIDA SI
La Ley de Salud Sexual y Reproductiva e Interrupción Voluntaria del Embarazo afirma (artículo 5) que los poderes públicos garantizarán «la información y la educación afectivo sexual y reproductiva en los contenidos formales del sistema educativo». Además, incorpora la formación en salud sexual y reproductiva en el sistema educativo español (Capítulo III) con evidente intención de educar a las nuevas generaciones para que acepten un supuesto «derecho al aborto».
Mediante esta declaración le comunico que en mis clases y en las actividades con mis alumnos defenderé el derecho a nacer de las personas que han sido concebidas, independientemente de sus características y circunstancias. Por tanto, me niego a enseñar que el aborto es un derecho que puede ser ejercido a costa del ser más débil. Tampoco estoy dispuesto a adoctrinarle en ideología de género ni en la elección de su «opción sexual».
Nombre y apellidos:

Profesión

Comunidad Autónoma
Estas declaraciones personales son el primer paso de una serie de iniciativas protagonizadas por profesores que quieren enseñar conocimientos a sus alumnos pero rechazan de plano impartir, colaborar o ceder su horario de clases al adoctrinamiento afectivo-sexual que impondrá la nueva Ley con carácter obligatorio.
Para Fabián Fernández de Alarcón, secretario general de Profesionales por la Ética, «las medidas educativas de la nueva legislación sobre el aborto convierten a los educadores en cómplices de la cultura de la muerte. Por eso es imprescindible visibilizar el compromiso de maestros y profesores con el derecho a la vida en las marchas y concentraciones que tendrán lugar el 7 de marzo y trabajar para generar en las nuevas generaciones el amor a la vida y el aprecio por los más débiles».
La adhesión a la declaración EN MI CLASE VIDA SÍ puede enviarse a prensa@profesionalesetica.org

Esta nota ha tenido eco en COPE, Europa Press, Infocatolica, Hispanidad, Religión en Libertad.