Alois de LiechtensteinSegún ha informado ACEPRENSA, una minoría intenta despenalizar el aborto hasta la duodécima semana en el Principado de Liechtenstein, uno de los pocos países europeos que mantienen la ilegalidad de este atentado contra la vida, junto con Irlanda, Malta y Polonia.  Tras fracasar en el Parlamento  -sólo 7 de los 42 representantes votaron a favor del aborto-, los abortistas han llevado su iniciativa a un referéndum que se celebrará el 18 de septiembre.

En Vaduz, el pasado 15 de agosto, fiesta nacional, el príncipe heredero Alois von Liechtenstein, de 43 años y católico, anunció públicamente su oposición a la despenalización del aborto, independientemente del resultado del referéndum. Destacó entre las razones de su postura “la problemática de los abortos de niños discapacitados”, que son eliminados en gran número en los países donde el aborto es legal.

Si la iniciativa fuera aprobada, el heredero se opondría a que se ratificara como ley, dando a entender que su padre, el soberano de la nación, se negará a firmar. Sin la firma del príncipe Hans Adam II, la legislación propuesta no puede entrar en vigor en Liechtenstein. Aunque Alois no es formalmente jefe del Estado, cargo que desempeña su padre , éste le traspasó las competencias correspondientes, entre ellas la de sancionar las leyes.

Sobre este mismo tema, nuestro amigo Juan José García-Noblejas ha publicado en Scriptor.org un interesante artículo con el título «El príncipe Alois de Liechtenstein existe, está vivo y actúa en conciencia sobre el aborto», que reproducimos a continuación.

EL PRÍNCIPE ALOIS DE LIECHTENSTEIN EXISTE, ESTÁ VIVO Y ACTÚA EN CONCIENCIA SOBRE EL ABORTO

(Scriptor.org, 01/09/2011)

Es bien conocida la frase de Gilbert Keith Chesterton según la cual «el periodismo consiste esencialmente en decir ‘Lord Jones ha muerto‘ a gente que no sabía que Lord Jones estaba vivo».

Lo que sigue es, en este sentido, un asunto periodístico, del que me entero leyendo El Imparcial. Aunque no habla de muertes, sino precisamente de vidas.

Sucede que el (desconocido hasta la fecha) príncipe heredero de Liechtenstein, Alois de Liechtenstein, ha dicho que -aunque en Liechtenstein se apruebe la legalización del aborto en referendum, el próximo dia 18- él no sancionará la ley correspondiente, necesaria para que se hagan legalmente abortos en su país.

Por eso, en los próximos días se hablará un tanto de Alois de Liechtenstein. Porque si buen no es formalmente el jefe del Estado, su padre Hans Adam II le traspasó en 2004 la competencia -entre otras- de sancionar las leyes.

Por este motivo, Alois explicó a los medios de comunicación que aunque el referendo que se celebrará en el principado el próximo 18 de septiembre apruebe la legalización del aborto, no firmará la ley e impedirá que entre en vigor.

En este sentido, conviene saber que el Parlamento de Liechtenstein fue consultado igualmente sobre autorizar el aborto hasta las 12 semanas de embarazo y también votó en contra con abrumadora mayoría. En la actualidad, el aborto, en cualquiera de sus supuestos, incluso los practicados en el extranjero por sus ciudadanos, están penados hasta con un año en prisión.

Chesterton hoy diría que el príncipe Alois de Liechtenstein está vivo y actuando en conciencia. Que es a lo que -en principio- todo el mundo se apunta, aunque no todos lo cumplan.

http://www.scriptor.org/2011/09/el-principe-alois-de-liechtenstein-existe-esta-vivo-y-actua-en-conciencia-sobre-el-aborto.html