Hoy martes 22 de octubre, al medio día, el Parlamento Europeo votará finalmente el Informe Estrela sobre la Salud Sexual y Reproductiva y los Derechos. Tal y como ya hemos destacado extensamente en este mismo lugar (ver El Parlamento Europeo votará un nuevo intento extremista de restricción de la libertad de conciencia a propósito de la práctica del aborto), la iniciativa representa una agresión directa a los derechos fundamentales a la vida y a la libertad de conciencia.

En concreto, el European Dignity Watch ha recordado, a través de una Recomendación para la acción difundida estos días, las principales razones por las que los parlamentarios europeos deberían rechazar el texto propuesto:

  • El Informe Estrela propone la restricción del derecho a la objeción de conciencia, porque es un obstáculo para establecer un supuesto «derecho al aborto»(§ 35). Hechos: la objeción de conciencia es un derecho reconocido internacionalmente; es la libertad fundamental de no participar en una práctica contraria a la conciencia dentro de los límites prescritos por la ley. Esta libertad debe ser preservada.
  • Propone asimismo el reconocimiento de un llamado «derecho al aborto». Hechos: no puede citarse ningún tratado vinculante ni norma consuetudinaria internacional vinculante que pueda citarse, con un mínimo rigor, para establecer o reconocer ese supuesto derecho. Un «derecho al aborto» sería incompatible con el derecho fundamental a la vida de cada ser humano.
  • Del mismo modo pretende fabricar la idea de que el aborto es «un asunto de aborto concerniente a los derechos humanos» que en los Estados debería ser «legal, segura y accesible a todos»(§ 34). Hechos: el Tribunal de Justicia de la Unión Europea ha sido claro sobre el derecho a la vida, estableciendo en Brüstle v. Greenpeace (C-34/10) que el embrión humano merece protección legal desde el primer momento de su existencia. Por otra parte, la Declaración de la ONU de los Derechos del Niño establece que cada niño tiene el derecho a la protección jurídica tanto antes como después del nacimiento.
  • Porque el Informe Estrela supone una intromisión indebida del Parlamento Europeo en la cuestión del aborto. Hechos: existen numerosas declaraciones explícitas de la Comisión Europea y el Consejo Europeo en el sentido de que la UE no tiene competencia, de acuerdo con sus tratados, para abordar la cuestión del aborto. La UE no debe apoyar a ninguna autoridad u organización que promueva, apoye o participe en cualquier acción que implique el aborto.

¿Está el IPPF detrás del Informe Estrela?

Es significativo, en relación con estas razones, que aunque la ponente del Informe es la eurodiputada del Partido Socialista portugués Edite Estrela, se ha conocido que el borrador del texto ha podido ser escrito por Vicky Claeys, Presidenta de la Sección Europea del poderoso lobby abortista International Planned Parenthood Federation (IPPF).  Así al menos lo publicó ella misma el pasado 19 de junio con ocasión de la presentación de un informe del IPPF al Parlamento Europe.

Una propuesta alternativa del EFD bien razonada

De otra parte, los eurodiputados Bastiaan Belder, Rolandas Paksas, Tadeusz Cymański y Philippe de Villiers,en representación del Grupo del Parlamento Europeo Europa de la Libertad y la Democracia (ELD o EFD, del inglés Europe of Freedom and Democracy) ha presentado una resolución alternativa al Informe Estrela. Con ella se persigue proteger la libertad de conciencia, se opone a las voces que piden un «derecho al aborto» y se pide la promoción de la planificación familiar natural y ayudas concretas a las madres necesitadas.

En su ya mencionada Recomendación para la acción, el European Dignity Watch propone a los representantes en el Parlamento Europeo la adopción de esta resolución alternativa por las siguientes razones:

  • Porque «sostiene el derecho humano universal a la objeción de conciencia junto con la responsabilidad de los Estado de asegurar que los pacientes tienen acceso real a la atención médica legal en la forma oportuna… y recuerda que ninguna persona, hospital o institución deberá ser coaccionado, considerados responsable o discriminado de ninguna manera por su negativa a realizar, acoger, ayudar o someterse a un aborto o cualquier acto que podría causar la muerte de un embrión o feto humano, por cualquier razón» (§ 8).
  • Porque en lugar de promover un supuesto «derecho al aborto», llama a los Estados miembros a invertir en la salud materna y prenatal y la planificación familiar natural por ser «las formas más efectivas, en términos de desarrollo, para promover el desarrollo sostenible de un país» (§ 3).
  • Porque se fundamenta en la Declaración de los Derechos del Niño de la ONU, la Carta de Derechos Fundamentales de la Unión Europea y la sentencia del TJUE C-34/10 (c. Brüstle v. Greenpeace), «estableciendo como una cuestióncientífica que una nueva vida humana comienza comienzacon la concepción, y que el embrión humano constituye una etapa precisa en el desarrollo del cuerpo humano» (p. 1).
  • Porque reconoce que en aplicación del Art. 168 (7) del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea, «la acción de la Unión respetará las responsabilidades de los Estados miembros para la definición de su política de salud y para la organización y prestación de servicios de salud y atención médica». O dicho más sencillamente, «es competencia de los Estados miembros formular y aplicar políticas en SRHR» (p. 1).

Leer en esta misma página «El Parlamento Europeo votará un nuevo intento extremista de restricción de la libertad de conciencia a propósito de la práctica del aborto»

Descargar en pdf el Informe Estrela sobre la Salud Sexual y Reproductiva y los Derechos (en inglés).

Descargar en pdf la propuesta de resolución alternativa (Enmienda 1) al Informe Estrela presentada por el Grupo EFD (en inglés).