Ante la oposición social que supuso la implantación de una matera especifica muy proclive, si no dedicada expresamente, al adoctrinamiento de los menores como se evidenció con lo que llamamos genéricamente «Educación para la Ciudadanía», los ingenieros sociales se han inventado nuevas estrategias.

La maraña legal que se está tejiendo para imponer una única visión de la moral, la ética y el ser humano es casi imparable. Y hablo de maraña legal porque las diversas leyes se solapan y reiteran las mismas vulneraciones de derechos dejando claro que el menor es una propiedad del Estado, del gobernante de turno y de los pactos con los lobbies.

A raíz de la campaña que Profesionales por la Ética ha lanzado en la que se recomienda el PIN PARENTAL, un escrito dirigido a los centros para solicitar información sobre determinados talleres impartidos a los menores y responsabilizarse de la educación de los hijos dando o no el consentimiento para su participación en los mismos, algunas personas han manifestado dudas que vale la pena resolver de forma pública.

¿Qué leyes imponen la educación sexual y la ideología de género? ¿Las consecuencias en educación de las que se habla están ya en vigor? ¿Se darán estas clases sobre educación sexual en este curso? ¿Afecta a primaria e infantil o sólo al instituto? ¿Qué contenidos se impartirán? ¿Hay un temario fijo?

Vayamos primero a la información sobre cómo se va a imponer el adoctrinamiento tras la EpC.

En este momento, no sólo la Ley Aído del aborto impone las clases de educación sexual, sino varias leyes más: La Ley Integral de Violencia de Género y las leyes autonómicas de Igualdad de Hombres y Mujeres (Cataluña, Canarias, Extremadura, Andalucía…). Todas imponen, en sus capítulos educativos, una educación sexual cuya orientación y enfoque queda al albur de las administraciones públicas aunque, hasta su total implantación está en manos de los colectivos dedicados a ello que ofrecen estos servicios previa subvención, o de la dirección de los centros educativos y el departamento de orientación.

De igual forma, la controvertida ideología de género con su particular visión de la diversidad sexual, la aceptación plena de la homosexualidad, las familias alternativas y las opciones sexuales, pasa a ser parte de los temarios de las asignaturas a través de los capítulos educativos de las diversas leyes de igualdad entre heterosexuales y personas LGBT en las que, al parecer, la única forma de conseguir la igualdad de las personas es creando castas privilegiadas por su «opción sexual», vulnerando derechos fundamentales como el de libre expresión y pensamiento, y adoctrinando a los menores al margen del derecho de los padres a educarlos según sus convicciones. Y se especifica que el adoctrinamiento abarca desde infantil hasta bachillerato.

En tanto estas legislaciones entran en vigor y se desarrollan mediante planes y reglamentos. ¿Cómo se adoctrina a nuestros menores en este momento? Permanezcan atentos a nuestra segunda entrega …

Alicia V. Rubio Calle