No sé por qué extraña razón, mi alerta «embriones» de google me ha notificado una noticia espeluznante que no es reciente porque sucedió el año pasado. Pero no por eso ha dejado de estremecerme y suscitarme preguntas. En julio de 2012 aparecieron en un bosque de la localidad rusa de Nevyansk cuatro recipientes de plástico que contenían 248 embriones humanos; las cajas estaban etiquetadas con números y los embriones, con apellidos. Según la noticia, podrían proceder de diferentes centros sanitarios.

Las «autoridades», siempre según la noticia (que apareció en medios de todo el mundo, según he podido comprobar),  «creen que los embriones fueron destinados a fines farmacológicos y cosmetológicos. (…) Es posible que hubiera algún tipo de inspección de la aplicación de medicina o de derecho que sube, por lo que alguien quería deshacerse de pruebas incriminatorias».

Y por si no se me habían puesto los pelos suficientemente de punta, el periodista concluye con esta afirmación: «Los embriones en esta etapa de desarrollo son especialmente valoradas por los farmacólogos y cosmetólogos ya que presentan una gran fuente de células madre. (…) La demanda de ese material es enorme».

Aquí está el vídeo por si tienen interés y estomago para verlo:

http://www.youtube.com/watch?v=E5cXkPSAKRc

No he podido dejar de acordarme de otro hecho truculento que comentamos en este mismo blog: El misterioso caso de los embriones congelados; al menos 172 embriones congelados en nitrógeno líquido en los contenedores del Hospital de La Paz de Madrid se malograron por un fallo técnico. 172 vidas humanas a la basura; como cuando se va la luz en una casa poco habitada y tienes que tirar lo que había en el ordenador.

Hay algo que no me cuadra: ¿Por qué se congelan embriones? ¿Cuál es su destino? En teoría, pertenecen a los padres; en la práctica, muchos quedan congelados de por vida (paradoja). Los padres pueden donarlos para investigación pero todavía no se ha demostrado con resultados el anunciado poder terapéutico de la investigación con células madre embrionarias.

¿Cuántos embriones congelados hay en los hospitales y clínicas españoles? ¿Quién se beneficia de ello?

Pues todo eso me ha hecho pensar la noticia que, con un año de retraso, me ha proporcionado google.

Teresa García-Noblejas