Portada EL PAIS 130610El pasado viernes, apenas venticuatro horas después del encuentro del Presidente Zapatero con Benedicto XVI, la agencia oficial EFE, citando fuentes de La Moncloa, publicaba que la reforma de la libertad religiosa ya no es una prioridad para el Gobierno, cuya única preocupación en este momento sería la salida de la crisis económica y el recorte del déficit público.

Sólo cuarenta y ocho horas más tarde, el principal soporte mediático del proyecto ideológico de Zapatero, el diario El País, filtraba el contenido de la futura ley, subrayando en portada precisamente sus perfiles laicistas más agresivos.

Hoy El País vuelve nuevamente a la carga buscando encender la polémica con la Santa Sede.

Reproducimos a continuación el análisis que M. Medina, bajo el titular «Contra la libertad religiosa para compensar», realiza en la edición de hoy de Páginas Digital sobre algunas de las posibles claves de un enredo que tiene como fondo una de la libertades fundamentales.

Leer «El Gobierno retrasa la Ley de Libertad Religiosa» (LA RAZÓN, con información de EFE, 11/06/2010).

Leer «La nueva ley de libertad religiosa. Ni crucifijos ni funerales católicos» (EL PAIS 13/06/2010)

Leer «Zapatero busca su salvación con un conflicto ideológico» (EL PAIS 14/06/2010).

CONTRA LA LIBERTAD RELIGIOSA PARA COMPENSAR

M. Medina

(Páginas Digital 14/06/2010)

Este viernes el Gobierno filtraba, a través de la agencia EFE, que aparcaba su propósito de aprobar el anteproyecto de ley de libertad religiosa. De La Vega lo quería antes del verano, pero la prioridad es  la crisis. Tampoco parecía muy oportuno sacarlo adelante en otoño cuando el Papa viaje a Santiago y a Barcelona. La información llegaba horas después de una audiencia con Benedicto XVI que, por culpa de la torpeza de Zapatero, había sido accidentada. En contra de lo que es costumbre, el presidente del Gobierno contó el contenido de la conversación. Y ya se sabe lo que es la costumbre en la diplomacia vaticana.  

Pero además Zapatero dijo que se había hablado de educación y de libertad religiosa, y no mencionó el aborto. Un error más: en contra del protocolo se refirió a la audiencia en rueda de prensa en la sede de la residencia oficial de Berlusconi. Italia, esto lo saben los alumnos de primaria, es un Estado diferente al Vaticano. No se habla en la presidencia de otro Estado de una conversación con el Papa. El comunicado de la Santa Sede, que siempre utiliza la expresión «coloquio cordial» para referirse a este tipo de conversaciones, eliminó el adjetivo cordial en este caso. Un adjetivo en este caso es mucho.

¿Tras el viaje a la Ciudad Eterna Zapatero había decidió aparcar realmente uno de sus proyectos ideológicos estrella? Se ha puesto a recortar el gasto, va a aprobar una reforma laboral que abarata el despido. ¿Por qué no puede cambiar también en su laicismo beligerante? Es superior a sus fuerzas a juzgar por la filtración de este domingo al diario El País. El periódico de los polancos abría con el anuncio de que la ley de libertad religiosa que prepara el Gobierno va a prohibir símbolos religiosos en espacios públicos, reabrir la guerra contra el crucifijo y, en la práctica, relativizar la expresión pública del catolicismo.

Ya veremos si la ley es inminente pero lo que está claro es que Zapatero ha reabierto la guerra de la libertad religiosa para calmar a la izquierda. Le resulta más fácil convertirse al capitalismo que a un pluralismo religioso bien entendido.

 http://www.paginasdigital.es/v_portal/informacion/informacionver.asp?cod=1753&te=15&idage=3301&vap=0