El Consejo de Estado ha emitido dictamen sobre el anteproyecto de Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa; el texto del mismo ha sido publicado hoy en el Boletín Oficial del Estado. En él se hace referencia a la exclusión del currículum de las asignaturas obligatorias de formación ético-cívica, agrupadas bajo la denominación común de Educación para la Ciudadanía.

Concretamente, el Consejo de Estado indica que, dicha asignatura de formación ético-cívica  procedería imponerla como obligatoria en algún momento, pues han sido numerosos los acuerdos y recomendaciones, suscritas por España, del Consejo de Europa y de la Unión Europea desde 1997 en el sentido de propugnar como objetivos de los sistemas educativos de la Unión el velar por el aprendizaje de los valores democráticos y de la participación democrática con el fin de preparar a las personas para una ciudadanía activa.

El Consejo de Estado también alude a las indicaciones y recomendaciones europeas sobre la inclusión en el currículum competencias cívicas y sociales que garanticen conocimientos, capacidades y actitudes esenciales en relación con la democracia, con la justicia, igualdad, ciudadanía y derechos civiles, y su formulación en la Carta de Derechos Fundamentales de la Unión Europea y en declaraciones internacionales.

En relación con la actual asignatura Filosofía y Ciudadanía (nombre de Educación para la Ciudadanía en Bachillerato),  el Consejo de Estado afirma que es claro que la «Educación para la Ciudadanía y los Derechos Humanos» no puede equipararse a la «Filosofía» como disciplina académica. Por ese motivo, el órgano consultivo recomienda que Historia de la Filosofía se contemple como troncal para todas las modalidades de Bachillerato o, al menos, en los Bachilleratos de Humanidades y Ciencias Sociales.

Finalmente, resulta llamativo que el propio Consejo de Estado reconozca, refiriéndose a Educación para la Ciudadanía, que, dado que el contenido de esta asignatura se ha planteado polémica social, el Estado podría fijar su contenido completo, o al menos fijar las bases en la propia Ley Orgánica.

Como explica Fabián Fernández de Alarcón, vicepresidente de Profesionales por la Ética, «es preciso recordar que la formación cívica y el conocimiento de los valores constitucionales, los tratados internacionales y el funcionamiento de las instituciones democráticas apenas está presente en Educación para la Ciudadanía (asignatura que por cierto, sigue vigente). Lo que ocurre es que el Gobierno de Zapatero aprovechó las recomendaciones europeas para imponer una moral estatal acorde con su ideología».

Por otra parte, para Fernández de Alarcón resulta muy significativo que el órgano consultivo reconozca la polémica social generada por Educación para la Ciudadanía. «Nos parece muy adecuada la recomendación de establecer un contenido que no implique valores controvertidos. En ese sentido conviene

recordar, por último, que el mismo Consejo de Estado, cuando dictaminó sobre Educación para la Ciudadanía en 2006 indicó expresamente que «no puede formar parte de los aspectos básicos del sistema educativo la difusión de valores que no estén consagrados en la propia Constitución o sean presupuesto o corolario indispensables del orden constitucional».

«Estamos ante una gran oportunidad para que la Ley Orgánica de Mejora Educativa ponga fin definitivamente al adoctrinamiento estatal sistemático que se ha pretendido con asignaturas como las del área de Educación para la Ciudadanía», concluye Fernández de Alarcón.

El dictamen completo sobre el Anteproyecto de la LOMCE puede leerse en este enlace:

http://www.boe.es/buscar/doc.php?coleccion=consejo_estado&id=2013-172