Madrid, 29 de enero de 2010. Según han adelantado varios medios de comunicación, el borrador de Ley de Libertad Religiosa que prepara el Gobierno incluirá en el articulado el derecho a la «objeción de conciencia» exclusivamente en los términos que recoge la Constitución.

A la espera de conocer el borrador de la futura Ley, José Luis Bazán, Coordinador de la Asesoría Jurídica de Profesionales por la Ética, recuerda que el derecho a la objeción de conciencia no podrá ser recortado puesto que está reconocido como derecho fundamental en la Carta Europea de Derechos Fundamentales y en numerosos tratados internacionales de derechos humanos suscritos por España.

«Por otro lado», recuerda Bazán, «la Constitución Española y la jurisprudencia constitucional reconocen la objeción de conciencia como un derecho constitucional autónomo que nace de la libertad ideológica tutelada en el Art. 16 de la Constitución. No tiene sentido, por tanto, una nueva regulación de un derecho»”.

La cuestión de la objeción de conciencia está de plena actualidad en España en relación con diversos temas: la objeción de los padres a las asignaturas de Educación para la Ciudadanía; ayer mismo se ha sabido que padres de confesión cristiana evangélica han presentado 108 objeciones a este conjunto de asignaturas en Burgos.

El derecho a objetar afecta también a los farmacéuticos que se ven obligados a dispensar la píldora del día después y al personal sanitario que se ve obligado a practicar o colaborar con el aborto voluntario. Y es que la conciencia sigue siendo un freno para los proyectos ideológicos de profundo calado moral.