El Ayuntamiento de Barcelona quiere imponer la ideología de género,

no garantiza los derechos educativos de los padres, ni respeta el bilingüismo


PROFESIONALES POR LA ÉTICA DE CATALUÑA PRESENTA ALEGACIONES AL PROYECTO DE CARTA DE DERECHOS DE LOS CIUDADANOS DE BARCELONA

Barcelona, 9 de noviembre de 2010. El presidente de Profesionales por la Ética de Cataluña, Ramón Novella, ha presentado alegaciones a Carta de Ciudadanía. Carta de derechos y deberes de Barcelona, un documento aprobado inicialmente por la Comisión de Gobierno del Ayuntamiento de Barcelona.

«Este texto-dijo Novella-es un paso atrás y un atentado a los derechos y libertades de los ciudadanos de Barcelona y afecta a nuestras familias, especialmente a los derechos que tenemos como padres para con nuestros hijos».

En el documento se denuncian diferentes apartados de esta iniciativa, dado que no se reconocen claramente derechos fundamentales reconocidos en la Constitución y diferentes normas internacionales sobre derechos humanos, como el derecho a la vida de los niños, el derecho padres a educar a sus hijos y a poder escoger el centro educativo que quieran para ellos.

Asimismo, Novella ha denunciado que la Carta no refleja la realidad bilingüe de nuestra ciudad ni reconoce la cooficialidad de catalán y castellano.

Por otra parte, las alegaciones critican el apoyo a los planteamientos de la ideología de género al hablar por ejemplo de la necesidad de luchar contra la discriminación por razón de orientación o identidad sexual.

El texto presentado pide que se incorpore el principio de transparencia entre los criterios de la actuación administrativa y que se reconozca el derecho de los ciudadanos a conocer las retribuciones que reciben el Alcalde, los Concejales y los cargos de libre designación del Ayuntamiento de Barcelona.

«Nuestro Ayuntamiento-afirmó el presidente de profesionales por la Ética de Cataluña-no puede crear unos supuestos derechos y, en cambio, negar derechos que son claves para vivir con libertad». Por estos motivos ha pedido que se modifique la Carta y se recojan los derechos fundamentales de los barceloneses.