José JaraLa revisión de determinados criterios del nuevo Código de Deontología Médica de la Organización Médica Colegial (OMC) es una demanda irrenunciable para un buen número de profesionales de la sanitarios. Un colectivo que contempló asombrado cómo, de forma incoherente y a través de un proceso opaco, se incluían en el nuevo Código postulados incompatibles con la ética médica más elemental en aspectos, además, de gran sensibilidad social e importantes repercusiones legales.

El Dr. José Jara, Presidente de la Asociación de Bioética de Madrid (ABIMAD), acaba de retomar el tema con gran claridad en un artículo publicado en Diario Médico que lleva por título «El Código de Deontología Médica de la OMC puede y debe ser mejorado».

«La obligación de informar  -destaca el Dr. Jara-  (…) no ya sobre lo que constituye un aborto o sobre sus riesgos y posibles complicaciones, sino explícitamente sobre los derechos jurídicos que confiere la ley, parece una exigencia indebidamente coactiva. Esta imposición, además, colisiona con los propios deberes médicos expresados también en el mismo código con la frase: ‘El médico está al servicio de preservar la vida a él confiada en cualquiera de sus estadios’ (artículo 55.1). Es lógico que a cualquiera le parezca incoherente, incluso risible, que sea el propio médico objetor el que animea la mujer a abortar enumerando los derechos que la ley otorga para este fin».

Asimismo, el autor recuerda que «se ha criticado que el código entre en un terreno no definido por el Derecho como es la negación de la objeción colectiva o institucional sin ofrecer alternativas de ningún tipo a los centros sanitarios de iniciativa social con ideario propio, dejándolos así indefensos ante posibles situaciones indeseables».

Finalmente, el Dr. Jara no deja de reconocer los incuestionables méritos que el nuevo Código de Deontología Médica ha incorporado en otros aspectos relativos a la deontología médica pero quizá también por eso mismo, concluye, «parece de especial importancia evitar actitudes de autocomplacencia y corregir los posibles errores o ambigüedades de su redacción. Sería lo más deseable evitando una previsible secuela de malestar y litigiosidad entre los profesionales. Tal como recoge un antiguo aforismo de todos conocido, rectificar es de sabios».

Descargar el texto completo del artículo del Dr. José Jara «El Código de Deontología Médica de la OMC puede y debe ser mejorado» (Diario Médico, 02/02/2012).

Leer también en nuestra página «Dr. Rodríguez Padial, Presidente del Colegio de Médicos de Toledo: ‘Iremos hasta el final para defender la objeción de conciencia en el aborto»