Haiti Segundo AniversarioSe ha cumplido esta semana el segundo aniversario del terremoto que el 12 de enero de 2010 asoló Haiti. Como ha recordado el diario ABC con un multimedia de la Agencia Atlas, «a las 7 menos 10 de la tarde, comenzaba a temblar el suelo en Haití. Fueron 60 segundos interminables seguidos de 3 réplicas. Las primeras informaciones fueron muy confusas. Con los medios de comunicación inutilizados, sin Internet ni líneas telefónicas, las agencias internacionales estimaron en un primer momento que habría centenares de muertos. Pero la tragedia era dramáticamente superior: 220.000 muertos, 300.000 heridos y 1 millón y medio de personas que se quedaron vagando entre los escombros«.

Dos años después, informa el mismo diario, se intentan levantar infraeestructuras gracias a la ayuda internacional. Pero Haití, era ya un país pobre, sin cimientos, demasiado inestable para ser sacudido. La ayuda, es insuficiente. Y la reconstrucción, lenta. Más de medio millón de personas viven en campamentos».

CESAL, ONG española de cooperación internacional e inmigración, es uno de los muchos buenos ejemplos de solidaridad que apuesta por el desarrollo en Haiti, desde la conciencia  -como la propia entidad explica-  «de que el factor original del desarrollo es la persona«. Todos los días, los técnicos de CESAL en el país (4 cooperantes expatriados y más de 70 profesionales haitianos) son testigos de que, «hoy más que nunca, hay esperanza en este país latinoamericano«.

Jordi Bach, director de proyectos de CESAL en Haití y uno de los pocos cooperantes españoles sobre el terreno que vivió el terremoto en el año 2010, ha testimoniado en un hermoso reportaje realizado con ocasión del segundo aniversario del terremoto, el método con el que CESAL trabaja en el país caribeño: «Hay esperanza en Haití. Si uno se pone a leer un informe de Naciones Unidas o unos macro indicadores, parece que dicen lo contrario. Pero en mi trabajo, en mi vida, cuando estoy delante de una persona no me vienen a la cabeza ninguno de esos macro indicadores. Ni esa persona sabe nada de las cifras. Sin embargo, cuando trabajamos juntos con una familia, un niño, alguien que pone en marcha un negocio, una mamá que aprende a alimentar a su hijo, una asociación… vemos personas que entienden que su vida sí puede mejorar y tienen esperanza. Y yo en mi día a día veo ese cambio en las personas, en cosas demostrables, no utópicas».

CESAL, explica el reportaje, trabaja actualmente en Cité Militaire, una barriada al norte de Puerto Príncipe donde viven 45.000 personas. En la capital ha apostado por apoyar el sector educativo y nutricional enfocando su intervención en la infancia y las familias para responder a la realidad que encuentran en su día a día.

Leer el reportaje completo de CESAL «Dos años después: Haiti tierra de esperanza».