Claves de Futuro 2En el post anterior empezaba a enumerar las que, a mi juicio y en un orden estratégico-organizativo, pueden ser las claves o tendencias de futuro para el movimiento cívico.

Completo ahora las cinco restantes:

6. De la subordinación política y las subvenciones, a la independencia y la autonomía de quien asume como principal compromiso el servicio desinteresado a los ideales, expectativas y necesidades concretas de la comunidad.

7. De la actitud reaccionaria y cortoplacista, a la proactividad, la perseverancia y la visión larga que acompañan a las transformaciones culturales, para las cuales la educación y los medios de comunicación constituyen espacios prioritarios de presencia.

8. De la improvisación y el generalismo en todo, al rigor, la especialización y los estándares profesionales en la acción, sin perder de vista nunca ni la raíz ni el sentido de la misión.

9. Del centralismo y el dirigismo desde arriba, al equilibrio global/local y la subsidiariedad como condición de eficiencia y expresión del respeto a la libertad de las personas como protagonistas de su propio destino y corresponsables del bien común de todos.

10. De lo abstracto y siempre intemporal, a lo concreto, a aceptar y entender la realidad en su complejidad y hondura, con las paradojas y contradicciones de lo radicalmente humano.
No tengo ninguna duda de que estamos ante 10 tendencias que son otros tantos desafíos, cargados de unas posibilidades que quizá hasta ahora no se habían presentado con tanta nitidez.
Poder aprovechar esta oportunidad nos exige apertura de miras, disposición al aprendizaje y entrenamiento en la acción. Pero, sobre todo, una determinación que sólo será posible a partir de la erradicación de las actitudes de soberbia o de envidia que lastran nuestro avance y que sólo benefician a los que, desde uno u otro lado, pretenden inútilmente que nada se mueva.

Jaime Urcelay