Padres en la Corte Suprema de CanadáLa resistencia de los padres españoles en defensa de su libertad de elección en la escuela y frente a la imposición de las asignaturas adoctrinadoras de Educación para la Ciudadanía (EpC) no es un caso aislado. También los padres de Quebec mantienen desde 2008 un tenaz trabajo para impedir que sus hijos sean obligados a cursar el programa gubernamental para primaria y secundaria de «Ética y Cultura Religiosa» (ECR). Un programa para escuelas públicas y privadas que, como la EpC española, ha provocado la polarización de la comunidad escolar y de los medios culturales y políticos de Quebec.

Desde el pasado 18 de mayo, el conflicto de Quebec se debate en la Corte Suprema de Canadá como consecuencia de la apelación presentada por una familia católica de Drummondville (Quebec).

Leer también en nuestra página:

«Coalición para la Libertad en la Educación (Canadá): ‘David contra Goliat’ también en el Tribunal Supremo».

«Quebec: cuando el Estado quiere enseñar religión».

«Quebec: victoria de la libertad religiosa y de educación de los padres en la educación»

Leer en Pour una ecole libre au Quebec «Le programme ECR en Cour Suprême du Canada, relation de l’audience» (en francés).

Leer en The Catholic Register «Quebec parents challenge ethics and religious culture course» (en inglés).

Ver una completa información en Wikipedia sobre el conflicto del programa ¨Ética y Cultura Religiosa» de Quebec (en francés).

Mark Phillips, uno de los dos abogados que lo representan los padres, destacó en sus alegaciones que los padres no tienen nada contra los objetivos de «tolerancia y diversidad» con los que el gobierno de Quebec ha querido justificar el programa. Pero que el desarrollo de éste es «una forma de adoctrinamiento» al tratar de imponer una visión del mundo y un marco de la ética que entra en conflicto con las convicciones de los padres.

Por su parte John Stunt , director ejecutivo de la Asociación Canadiense de Escuelas Católicas -una de las siete partes intervinientes en el caso-, ha señalado también que «la cuestión medular del conflicto son los derechos de los padres».

Nancy Kirby, presidenta de la Asociación de Escuelas Católicas de Ontario, advirtió también que la iniciativa del Gobierno de Quebec «puede provocar amplios problemas en relación con la libertad religiosa en las escuelas».

Iain Benson stands with representatives of Catholic school trustees' associations outside the Supreme Court of Canada chamberLo que está en juego, destacó Jean-Yves Côté que representa a la Coalición Cristiana por los Derechos de los Padres en la Educación- «es lo que Benedicto XVI llama la dictadura del relativismo». «Para nosotros los católicos  -afirmó- la tolerancia implica aceptar a todas las personas, pero no la aceptación de todas las ideas. Eso iría directamente contra nuestra fe. Esa distinción es la que no entiende el Fiscal General».

«¿Existe el derecho a disentir?», ha preguntado por su parte al Tribunal  Iain Benson, consejero de la Asociación Católica de Canadá y del Consejo Canadiense para la Obras de Caridad Cristianas.»Este programa, insistió Jean Morse-Chevrier, presidente de la Asociación de Padres Católicos de Quebec y director de la Liga de los Derechos Civiles de los Católicos,  exige que los estudiantes se cuestionen constantemente sus convicciones en un contexto de dinámicas de grupo. El curso completo se basa en una discusión en grupos en la que tienes que cuestionar los argumentos de los otros y lo que han aprendido de sus padres y de su religión».

La Corte Suprema de Canadá  ha anunciado que la decisión sobre el caso puede demorarse algunos meses.