Muchos han sido los amigos de Profesionales por la Ética que se han dirigido estos días a nosotros para hacernos partícipes de su apoyo a Monseñor Juan Antonio Reig Pla, Obispo de Alcalá de Henares, por los intolerantes ataques sufridos a raíz de la publicación de su carta “Llamar a las cosas por su nombre. Un verdadero reto para los católicos”, reproducida en esta misma página (pinchar aquí).

Como es sabido, el pronunciamiento público de Monseñor Reig, expresado desde el más completo respeto a las personas, ha tenido como respuesta en determinados medios una auténtica ola de violencia verbal contra el prelado. Asimismo, una asociación abortista ha presentado contra él una querella criminal y el Ayuntamiento de Alcalá de Henares  -con los votos favorables de IU, PSOE y UPyD-  se ha permitido, a través de una moción, censurar la doctrina de la Iglesia presentada por el Obispo y solicitar su “destierro”.

Por nuestra parte, queremos expresar también aquí el apoyo y cercanía del equipo de Profesionales por la Ética hacia Monseñor Reig y denunciar públicamente este nuevo intento de cercenar en España las libertades de pensamiento y expresión para imponer a todos los nuevos e intransigentes dogmas de la ideología de género.

Igualmente, deseamos destacar el testimonio de fidelidad y mansedumbre con el que tanto la Diócesis Complutense como su Obispo han respondido a los ataques mencionados y las numerosas muestras de apoyo recibidas durante estos días. En este sentido, reproducimos a continuación el Comunicado del Obispado de Alcalá de Henares de 15/10/2014 y la Carta de agradecimiento de Monseñor Reig de 17/10/2014, tomadas de la página oficial de dicha Diócesis:

COMUNICADO DEL OBISPADO DE ALCALÁ DE HENARES

Miércoles, 15 de octubre de 2014

Santa Teresa de Jesús, virgen y doctora de la Iglesia

Este Obispado ha tenido conocimiento por la prensa de que una asociación “pro-aborto” ha presentado una querella contra el Obispo de Alcalá de Henares, Mons. Juan Antonio Reig Pla; además, también ha sabido de la aprobación de una moción, que ha tenido lugar en el Excmo. Ayuntamiento de Alcalá de Henares, en virtud de la cual los partidos políticos PSOE, UPyD e IU censuran diversos aspectos de la Doctrina Católica enseñada por Mons. Juan Antonio Reig Pla en su calidad de Obispo Complutense y solicitan su “destierro”. A la luz de estos hechos el Obispado de Alcalá de Henares quiere dejar constancia de lo siguiente:

1. En primer lugar este Obispado, como siempre, quiere mostrar su respeto por todas las personas, independientemente de su condición, y por todas las autoridades legítimamente constituidas. Dicho lo cual, y como profetizó Cristo, se constata que la historia de persecución a la Iglesia Católica se repite desde hace 2000 años.

2. Como ya se ha explicado en otras ocasiones, este respeto por las personas e instituciones obliga a recordar la inviolabilidad del derecho humano fundamental a la libertad religiosa. Ninguna institución humana está legitimada para juzgar y, menos aún, impedir que se enseñen los contenidos de la Doctrina Católica. Además, cuando tal juicio e intento de conculcar la libertad religiosa procede formalmente de una institución política, se produce una triste e intolerable violación de los derechos de la Iglesia.

3. La Diócesis de Alcalá de Henares confiesa todos y cada uno de los artículos de la Fe y la Moral Católicas, también en lo que se refiere al crimen abominable del aborto (Cf. Concilio Vaticano II, Gaudium et spes, 51), ciertamente un continuo holocausto de vidas humanas inocentes (San Juan Pablo II, 29-12-1997). Dicha doctrina puede consultarse en el Catecismo de la Iglesia Católica y en otros documentos de la Iglesia (ver en: www.obispadoalcala.org/aborto.html).

4. Nuestro padre y pastor, el Obispo de Alcalá de Henares, Mons. Juan Antonio Reig Pla, siempre ha enseñado, con claridad, caridad y verdad, la Doctrina Católica; y así seguirá haciéndolo, con la gracia de Dios. Además, Mons. Reig da gracias a Dios por el enorme privilegio de verse perseguido por causa de la justicia, ahora en defensa de los niños no-nacidos. Del mismo modo, el Obispo, tal y como ya anunció, el pasado mes de septiembre, en su carta pastoral “Hemos conocido el amor”, anima a los fieles de la diócesis a colaborar en la promoción de la Casa-Cuna proyectada para ayudar a las madres gestantes a que no caigan en la tentación del aborto.

5. Invitamos a todos los católicos a orar por la libertad religiosa en España, por quienes sostienen las “estructuras de pecado” que promueven el inexistente derecho a matar inocentes ‒ el lobby abortista y sus apoyos políticos y mediáticos ‒, por nuestro pastor Mons. Juan Antonio Reig, y por todos aquellos que – sin juzgar su intención – lo persiguen por causa de la justicia.

CARTA DE AGRADECIMIENTO

Alcalá de Henares, a 17 de octubre de 2014

San Ignacio de Antioquía, obispo y mártir

Queridos hermanos:

Recibid en primer lugar un cordial saludo en el Señor.

Obispos (de España, Hispanoamérica y Europa), sacerdotes, familias, laicos, instituciones eclesiásticas y civiles, muchos medios de comunicación e incluso algunos políticos, habéis tenido a bien mostrarme, en estas últimos días, vuestra cercanía espiritual y apoyo, asegurándome vuestras oraciones. A todos, de corazón, os doy las gracias ¡Qué Dios os lo pague!

Quiero acordarme, especialmente, de las víctimas del aborto: los niños no nacidos, las madres, que por acción u omisión, son empujadas al aborto, las familias, etc. A todos ponemos en las manos misericordiosas del Señor.

También me dirijo a quienes no compartís el Magisterio de la Iglesia y lo que la recta razón reconoce: no es lícito matar inocentes y, por lo tanto, tampoco a los hijos en el seno materno. El aborto es un crimen abominable (Cf. Concilio Vaticano II, Gaudium et spes, 51), ciertamente un continuo holocausto de vidas humanas inocentes (San Juan Pablo II, 29-12-1997).

La Iglesia no desespera de la salvación de nadie: “el Señor no quiere la muerte del malvado, sino que se convierta y que viva (cf. Ez 18, 23; 33, 11); su deseo siempre es perdonar, salvar, dar vida, transformar el mal en bien” (Benedicto XVI, 18-5-2011). Por ello, como la Iglesia enseña, siempre distingo entre las personas y sus ideas, palabras, inclinaciones y acciones. Caridad en la Verdad: las personas merecen amor, respeto, misericordia, acogida; pero las ideas, las palabras, las inclinaciones y las acciones cuando son erradas deben ser desenmascaradas con claridad meridiana. Satanás es el rey de la confusión y de la ambigüedad, forma parte de su estrategia. Como enseña el Papa Francisco ‒ y quedando a salvo en la dirección espiritual personalizada la ley de la gradualidad bien aplicada ‒, el “modelo cristiano [de familia] debe proponerse y vivirse sin ambigüedad” (24-3-2014), “rechazando sin ambigüedad lo que es contrario” a nuestra fe (18-9-2014). Nunca he tenido intención de ofender a nadie; a todos respeto y acojo de corazón; de hecho procuro poner toda mi persona al servicio de la evangelización y de la promoción ‒ para los que sufren por diversas razones ‒ de “hospitales de campaña”: Cáritas (hogares de acogida, comedores, etc.), Casas-Cuna, Centros de Orientación Familiar, Proyectos Raquel y Effetá, itinerarios de libertad y esperanza para persona con AMS o DCS, etc. La misión que me ha confiado la Iglesia y la caridad de Cristo me urgen (cf. 2 Co 5, 14) a anunciar la verdad contenida en las Sagradas Escrituras, en el Catecismo de la Iglesia Católica y en el resto del Magisterio de la Iglesia. Está en juego la salvación de las almas, también de la mía. A todo ello me debo, con la gracia de Dios. Sabed que oro por todos. Quedo a vuestra disposición.

“Amor y verdad son dos nombres de la misma realidad, dos nombres de Dios” (Benedicto XVI, 3-2-1013). Gracias de nuevo a todos.

Con todo afecto en Cristo,

+ Juan Antonio Reig Pla

Obispo Complutense

(Foto: Congreso Mundial de las Familias- WCF).