Al hilo del artículo publicado ayer por la diputada del PP Cayetana Álvarez de Toledo, que refleja a la perfección el sentir de muchos votantes o ex votantes del partido gobernante me preguntaba yo por las razones del éxito de Ciudadanos, el partido de Albert Rivera, llamado a convertirse en un referente del post bipartidismo.

Creo que la primera clave del éxito es la imagen. Albert Rivera es un líder joven, buen comunicador, sensato y con las ideas claras, sin complejos. O al menos eso transmite. Y el equipo, al menos hacia el exterior, está cohesionado. Y la campaña mediática y en redes sociales está siendo francamente buena, sin prácticamente fisuras.

La segunda clave es que Ciudadanos carece de hipotecas, es decir pasado de gobierno que le pueda pasar factura.

La tercera clave es que enarbola la bandera de la regeneración institucional y la batalla contra la corrupción y ofrece respuestas serias para combatirla.

La cuarta clave es que defiende un proyecto de España constitucional que PP y PSOE han renunciado a promover.

La quinta clave es que está ofreciendo un discurso moderado evitando cuestiones que están en su programa pero pueden espantar al votante de centro derecha, como el laicismo, el aborto o la eutanasia.

Este artículo no pretende ser un elogio a Ciudadanos pero es evidente que hay que conocer los casos de éxito no para desacreditarlos sino para aplicarlos a los proyectos políticos o sociales. Los principios y valores son esenciales pero no bastan para articular un proyecto; hacen falta más ingredientes.

Teresa García-Noblejas