imagesSí, respiras objeciones antirreligiosas como se respira el aire, en el colegio, en la fábrica, en el cine, etc. Si tu fe es un montón de buen trigo, vendrá todo un ejército de ratones a tomarlo por asalto. Si es un traje, cien manos tratarán de desgárratelo. Si es una casa, la piqueta querrá derribarla piedra a piedra. Tendrás que defenderte: hoy, de la fe sólo se conserva lo que se defiende.

Albino Luciani

Para vencer al mal con el bien hay que preocuparse por la virtud de la valentía. La virtud de la valentía se resume en la victoria sobre la debilidad humana, ante todo sobre el miedo y el temor. El hombre cristiano debe tener presente que sólo hay que temer la traición a Cristo a cambio de unas pocas monedas de plata de tranquilidad estéril. Para el hombre cristiano no puede ser suficiente sólo condenar el mal, la cobardía, la mentira, la opresión, el odio y la violencia, sino que él mismo debe ser testigo y portavoz y el defensor de la justicia, del bien, de la justicia, de la verdad, de la libertad y del amor. Estos valores los tienen que reclamar tanto para él mismo como para los demás. Sólo un hombre valiente -decía el Papa- puede ser realmente ponderado y justo. «¡Ay de la sociedad», clamaba el primado del milenio, cardenal Wyszynski, «cuyos ciudadanos se convierten en simples esclavos!».

Jerzy Popieluszko