Rastreando por las redes sociales, que es la mejor forma de saber por dónde nos quieren llevar y por dónde nos están llevando, aparecen los comentarios de twitter con el logo de IU como foto de perfil de una tal Noelia @EsFelina expresa las siguientes ideas:

“¿Qué haces si tu novia quiere abortar? Aceptas su decisión de forma respetuosa o te comportas como un salvaje.

“El terrorismo machista es mucho más peligroso que el terrorismo yihadista que venden los medios de comunicación”.

“La iglesia católica siempre es y será un instrumento opresor al servicio del estado fascista. Debemos eliminarla de raíz”.

“El orgullo LGBT debe ser la bandera de la juventud española”.

“Los padres no deben educar a sus hijos. Es a la escuela pública española a quién corresponde educar a los jóvenes españoles”.

“La homosexualidad es una asignatura pendiente en las aulas públicas. Hay que enseñarles a todos los chicos/as a que lo practiquen”.

“Es a los 9 años donde debe existir consentimiento sexual. La libertad sexual es un derecho primordial para todo el conjunto de la ciudadanía”.

“Hay que pedir al congreso una ley para que las mujeres podamos abortar hasta los 9 meses. Incluso recién nacido. Nosotras mandamos”.

Pese a que IU ha declarado no tener que ver con el perfil privado de la tal @EsFelina,  no consta que haya hecho algo contra ésta por unir su logo a semejantes declaraciones. Posiblemente, porque la mayoría de ellas aparece en su programa político y las más extremas, aunque no aparecen, sí son reivindicaciones habituales en círculos feministas y LGBT de su entorno.

Las  tres primeras aberraciones son de uso común y se dicen con el desparpajo de quién opina sobre el equipo de fútbol del barrio: el aborto como derecho, el inventado “terrorismo machista” y el odio a la iglesia católica a la que quieren prohibir, o incluso, quemar.

La cuarta es evidente que ya se está tratando de llevar a cabo, pues la bandera del orgullo de la sodomía ha estado colgando de diversos ayuntamientos entregados a la causa imponiendo a todos, en tanto son representantes de toda la ciudadanía, una bandera particular.

La quinta, trasunto orwelliano de educación estatal obligatoria, es también parte del programa de IU de claro corte totalitario, tanto en educación como en otro tipo de recortes de libertades.

La homosexualidad como asignatura tampoco debería escandalizarnos puesto que los lobbies ya están en las aulas hablando de cosas como lo malo que es el bulliyng al diverso sexual proponiendo, para comprenderlo, la práctica de eso que lo diferencia: la homosexualidad. Las leyes que garantizan la entrada de los lobbies provienen, no de IU, que no ha tenido poder suficiente, si bien las aplaude, sino del PSOE y el sacrosanto PP. Una guía homosexualista, dirigida por un tan Pichardo, se ha editado con sello ministerial del PP e impuesto en los centros educativos como “biblia del conocimiento LGBT” mediante la práctica homosexual  para perder la fobia.

Hasta el momento, todo normal. Todo bajo la corrección política que estamos viviendo. Que nadie se asuste.

El problema es que los dos últimos tweets, que han producido un cierto revuelo, también son parte de  la agenda del género y por tanto, no es descabellado pensar que, tarde o temprano, lo serán de los partidos que colaboran en ello, como lo son el resto de aberraciones éticas y vulneraciones de derechos humanos de la lista de @€sFelina. No se engañen: la pederastia y el infanticidio aparecen como las próximas degradaciones morales que, mediante un proceso gradual e imparable, nos están imponiendo.

Y digo “nos están”, aún a riesgo de parecer una loca, porque el proceso ya está en marcha. La pederastia, en una fase algo más avanzada del proceso de implantación gradual, con la ONU recomendando la masturbación a los 5 años, la imposición de los derechos sexuales universales, la APA (Asociación Psiquiátrica Americana) considerando lo que era “desorden pederástico“ como “orientación pederasta” y los grupos pederastas organizados en lobbies, avanza lenta pero segura.

El infanticidio, metido ya en la primera etapa de la Ventana Overton, proceso gradual perfectamente maquinado de aceptación social de aberraciones, ha sido defendido como consecución lógica del aborto por dos expertos universitarios ( Minerva y Giublini), con lo que se abre el debate ético de algo que era tabú, y ya hay grupos organizados que exigen la eliminación del niño cuando aún no se puede valer, pero sí vivir, si la madre, dueña absoluta del no-humano sin derechos, así lo quiere. Estamos ante la última fase de la pendiente ética de pérdida de derechos del nasciturus que adelantaron algunos, a los que llamaron catastrofistas. Dicen que somos muchos en este mundo, y las nuevas costumbres sexuales han llevado a que el aborto no evite totalmente nuestra multiplicación como especie. Me extraña que no haya algún tweet sobre la eutanasia.

Desgraciadamente, estos mensajes no son los vómitos de una loca sino un posible globo sonda de salida al exterior sobre lo que se está cociendo dentro de los lobbies que nos dirigen.  Medir el grado de aceptación social de los diversos puntos de la agenda para incidir en los que interese de la forma adecuada.

¿Catastrofista? Solo una pobre Casandra sin tintes épicos, ni heroicos, clamando entre los sordos, los ciegos, los que lo saben y nada pueden hacer y los que empujan, alegres, el caballo. Porque el caballo está ya dentro. Y llega la noche.

Alicia V. Rubio Calle