El pasado sábado aparecía en el diario El País una filtracion del proyecto del Real Decreto por el que el Gobierno se propone modificar los contenidos básicos de las asignaturas de Educación para la Ciudadanía (EpC) de Primaria y la ESO. El domingo, los diarios ABC y La Razón se hacían eco de las primeras reacciones de Profesionales por la Ética a este proyecto y al día siguiente hacíamos pública una nota de prensa con un pronunciamiento inequívoco: la reforma es claramente insuficiente.

La Sexta, Intereconomía TV y Europa Press reproducían también el lunes declaraciones de representantes de nuestra asociación y, por su parte, la cadena COPE se sumaba a las críticas con una oportunísima línea editorial titulada «Lo que debe cambiar en la nueva Ciudadanía».

Las durísimas críticas desde la izquierda cultural no se han hecho esperar. La palma de lo grotesco se la llevó, una vez más, El Plural con un titular genial: «Wert convierte Educación para la Ciudadanía en una especie de catecismo de los padres Astete y Ripalda». Como ya hacía presagiar el enfoque de El Pais del sábado, este sector parece estar probando ahora los efectos de su propia medicina, pero en un sentido que, lógicamente, no les gusta. Y es que el problema de fondo para reconducir el adoctrinamiento de EpC tiene que ir muchísimo más allá de «dar un giro ideológico» –como titulaba El País– a la asignatura. Se trata, precisamente, de que de verdad deje de ser ideología.

Por otro lado, ayer Magisnet informaba que el Gobierno y las Comunidades Autónomas estudiarán este jueves en la Conferencia Sectorial de Educación los nuevos contenidos de EpC. Según han incidido fuentes del Ministerio citadas por este medio «los cambios que se van a introducir tienden a eliminar aquellos contenidos que desde algunos sectores se han criticado durante los últimos años por considerar que perseguían el adoctrinamiento de los alumnos. Entre éstas, desaparecerán las referencias a la pluralidad de modelos familiares y a las parejas homosexuales».

En este panorama, debe destacarse también el muy completo análisis del proyecto de RD. publicado en Cartas a Wert, una interesante página en la que se argumentan y debaten los grandes temas relacionados con la libertad de educación. En el análisis  –centrado en los contenidos que afectan a Primaria– su autor afirma que el proyecto le «ha decepcionado de principio a fin. Su lectura evidencia que se han realizado algunas modificaciones cosméticas en sus contenidos pero se ha seguido la plantilla de la asignatura impuesta por el PSOE dejando intactas las líneas maestras que propician el adoctrinamiento, sea este de uno u otro signo».

«El trabajo, continúa, parece una labor de copy-paste poco reflexiva y, desde luego, poco coherente con el confesado objetivo de extirpar el adoctrinamiento ideológico de las aulas. Si no quiero caer en calificarla de propuesta igualmente adoctrinadora, tengo que calificarla de incoherente y chapucera». Los ejemplos con los que Cartas a Wert soporta estas afirmaciones no pueden resultar, lamentablemente, más ilustrativos. Desde aquí recomendamos vivamente su lectura.

Leer la línea editorial de la COPE «Lo que debe cambiar en la nueva Ciudadanía» (21/05/2012).

Leer en Magisnet la noticia «Gobierno y comunidades estudiarán el jueves los contenidos de EpC» (22/05/2012).

Leer en Cartas a Wert el texto completo de «Análisis de la propuesta de Educación para la Ciudadanía del @PPopular – Inaceptable» (22/05/2012).