libresparahablarSirvan las presentes líneas para mostrar mi total apoyo al magistrado de Familia nº 7 de Sevilla Francisco Serrano, ante el expediente que le acaba de abrir el Consejo General del Poder Judicial (y del que, al igual que yo) se ha enterado por la prensa. Y ello por presidir la asociación Asemip, que estudia las relaciones familiares en procesos de separación y divorcio y analiza sentencias relacionadas con la custodia de los hijos. Bastaría que los técnicos del Consejo hubieran visitado la página web de dicha asociación para cerciorarse de que Serrano no es Presidente de dicha asociación, ya que dimitió en abril pasado. Ello con independencia del fondo del asunto. No entiendo cómo no va a ser compatible con el ejercicio judicial una asociación cuya finalidad es «el análisis y la investigación de las consecuencias de las rupturas de pareja sobre los hijos y, especialmente, de los fenómenos de interferencia parental, es decir, aquellos procesos en los que los hijos se ven privados, parcial o totalmente, de la necesaria relación normalizada con sus respectivas familias de origen, paterna y materna, así como con sus ambientes sociales, sobre todo, cuando este alejamiento es promovido por uno de sus progenitores», y que «reúne a profesionales procedentes de diversas áreas de trabajo y conocimiento, tales como jueces y abogados de familia, fiscales, psicólogos clínicos y forenses, psiquiatras, mediadores, sociólogos, educadores, así como docentes e investigadores universitarios, todos ellos vinculados a la investigación, prevención e intervención sobre los efectos de las rupturas de pareja en los hijos».

Francisco, ahora te toca a ti. Te mandan una instructora. A fe mía que de la perversa ideología de género…

Está visto que una persona que procura hacer bien su trabajo y estudiar y profundizar en el mismo, compartiendo ideas con compañeros suyos y de otras profesiones, y que eso: tiene ideas, piensa por sí mismo, es laminado de la vida social y profesional por los políticos metidos en la justicia. No puede uno «significarse», «retratarse», «ir por libre» en el momento actual. Ya lo dijo Alfonso Guerra hace treinta años (actualmente, y de forma paradójica, Presidente de la Comisión Constitucional del Congreso): el que se mueva no sale en la foto. Tiene de demócrata lo que yo de cura.

Francisco: a mí ya me han laminado y soy un delincuente para el Estado, por indagar el bien de una menor adoptanda; pero te ruego me admitas en tu asociación. Se lo pediré formalmente a la Presidenta, pagaré mi cuota y procuraré formarme más en la materia.¡¡¡Ánimo y no te dejes avasallar¡¡¡ Un abrazo.

Fernando Ferrín Calamita