Presentación de objeciones en BurgosLos padres se oponen a que sus hijos cursen las asignaturas de Educación para la Ciudadanía porque la formación moral que impone es contraria a sus convicciones.

Burgos suma ya más de 1000 objeciones y 114 alumnos han sido exentos de cursar EpC por el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León.

La plataforma Burgos Educa en Libertad confía en que la Junta de Castilla y León reconozca el derecho a la objeción y cumpla las sentencias del TSJ.

BURGOS, 28 de enero de 2010.- A pesar de que algunos quieren poner fin artificialmente  a la polémica sobre Educación para la Ciudadanía (EpC), los padres no ceden y están dispuestos a llegar hasta el final. Buena prueba de ello es que, en los últimos días, un buen número de padres que profesan la religión cristiana evangélica han presentado  108 objeciones para que sus hijos no reciban clases de este conjunto de asignaturas.

Estos padres evangélicos, que llevan a sus hijos a centros públicos y concertados de Burgos, lo tienen claro: «objetamos por razones de conciencia, después de conocer los objetivos y contenidos de EpC, porque los padres somos los responsables de la educación y formación moral y religiosa de nuestros hijos, antes que ningún gobierno”, asegura  Luis Giménez, miembro de la Iglesia Evangélica.

Y es que en Burgos, desde que se implantaron las asignaturas de EpC, se han presentado más de 1000 objeciones de padres que se niegan a que el Estado y los gobiernos les impongan los valores a los que tienen que adherirse sus hijos, máxime cuando algunos de estos «supuestos valores» son contrarios a los que se les enseñan en su propia familia, según sus creencias. Además, los últimos meses han proporcionado a los padres objetores de Burgos (y a los de toda Castilla y León) un respaldo importante: el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad ya ha eximido de cursar EpC a 549 alumnos (entre ellos 114 burgaleses), por considerar que estas asignaturas vulneran el derecho de los padres a educar a sus hijos porque «están concebidas como un instrumento pedagógico que pretende construir una conciencia moral y cívica obligatoria, sobre la base de un concreto referente común ético».

En todo caso, como indica María Angeles Peña, portavoz de Burgos Educa en Libertad, las objeciones masivas de cristianos evangélicos demuestran que «los padres que se oponen a EpC lo hacen por una cuestión de libertad y son de lo más variado, no responden necesariamente a una ideología ni a una confesión religiosa determinada, lo hacen por sus hijos».

Así mismo, desde esta Plataforma de padres burgaleses esperan que la Junta de Castilla y León, al recibir estas nuevas objeciones, conteste concediendo este derecho y cumpla así con lo determinado por el más Alto Tribunal de nuestra comunidad, que reconoce en sus sentencias, sin ninguna duda, el derecho de los padres a la objeción de conciencia a Educación para la Ciudadanía tal como está configurada. Si no lo hace así, estaría causando un grave perjuicio a esos niños y a sus padres, al negarles un derecho que según la Constitución Española (tal como corroboran nuestros jueces) les corresponde; perjudicaría así mismo a los profesores y centros educativos, al situarles en una situación de conflicto con los padres y alumnos, e incluso a los propios tribunales de nuestra comunidad, al obligar a estos padres a acudir a ellos para defender su derecho, con el consiguiente cúmulo de trabajo innecesario para nuestro sistema judicial.