Benedicto XVI PeregrinoEl testimonio y las palabras del Benedicto XVI en su visita de este fin de semana a Santiago de Compostela y Barcelona están provocando un hondo impacto en la sociedad española, representada en las miles de personas que han acompañado al Santo Padre durante estas intensas horas. Los medios de comunicación, con más o menos objetividad y equilibrio, se hacen hoy amplio eco de ello a través de las crónicas del viaje del Pontífice y de un buen número de comentarios y análisis.

El mensaje del Santo Padre necesita, sin duda,  ser acogido por una nación como la española que atraviesa hoy una profunda crisis de identidad y de valores morales, consecuencia, en buena medida, de la destructiva ‘disputa entre fe y modernidad’ que Benedicto XVI volvía a denunciar ayer a bordo del avión que le condujo a Santiago.

De los muchos comentarios  publicados hoy en los medios de comunicación, reproducimos a continuación el editorial del diario ABC, que con el título ‘Aldabonazo moral del Papa’, suscita algunas reflexiones de indudable interés.

Leer en nuestro blog ‘Caridad en la Verdad frente al fundamentalismo laicista’

Leer todos los discursos de Benedicto XVI en su visita a España (ABC Especiales)

Leer ‘Ahora la responsabilidad es nuestra’ del Cardenal Cañizares (La Razón, 10/11/2010)

ALDABOZO MORAL DEL PAPA
(Editorial del diario ABC, 07/11/2010)

La crisis de valores que sufre la sociedad española exige una respuesta firme desde el punto de vista moral. En este contexto deben interpretarse las manifestaciones concluyentes de Benedicto XVI formuladas a los periodistas que cubren su desplazamiento a nuestro país. El Papa ha denunciado sin rodeos una ofensiva contra la Iglesia, cuyo único precedente en nuestra historia se sitúa en la época convulsa de la II República. No sólo se trata de una elemental distinción entre laicismo y laicidad que el Gobierno prefiere ignorar, vulnerando así la Constitución, que exige a los poderes públicos una cooperación positiva con la Iglesia católica. Estamos ante un planteamiento que responde a una ideología radical que pretende crear debates artificiales para esconder el grave fracaso del Ejecutivo ante la crisis económica. El Gobierno que preside Rodríguez Zapatero ha impulsado la ampliación del aborto y el matrimonio entre personas del mismo sexo. Ha puesto en marcha una asignatura para adoctrinar a los jóvenes escolares en contra del derecho de los padres a elegir al educación de sus hijos. Procura eliminar un día tras otro los símbolos cristianos de la vida pública, vulnerando una tradición de siglos. En fin, amenaza continuamente con una reforma sectaria e innecesaria de la Ley de Libertad Religiosa que rige de manera satisfactoria desde hace treinta años las relaciones entre la Iglesia y el Estado, al igual que los acuerdos España-Santa Sede, firmados al mismo tiempo que se aprobó la Constitución.

ABC ha denunciado una y otra vez esta política radical que choca contra las creencias arraigadas de una gran mayoría social, incluidos muchos votantes del PSOE. Es muy significativo que el Papa afirme expresamente que su llamada a la nueva evangelización de Occidente está en relación directa con la situación en España. Ofrece así un apoyo decisivo a la reacción social ante una ofensiva en toda regla contra los principios morales. Con el rigor que inspira su mensaje espiritual, Benedicto XVI proclama que el respeto a los valores cristianos que iluminan la historia occidental es incompatible con ideologías sectarias y planteamientos oportunistas. Más allá de la espiritualidad de su homilía en Santiago, la reflexión del Papa ante los periodistas conlleva una seria denuncia que el Gobierno no debe obviar al analizar la realidad actual de España.

http://www.abc.es/20101107/opinion-editoriales/aldabonazo-moral-papa-20101107.html?loomia_ow=t0:s0:a16:g4:r3:c0.000000:b0:z0