Los medios de comunicación dan cuenta de una intervención pública del ex presidente de Gobierno, José María Aznar, pidiendo a Rajoy y al Gobierno que reaccione frente a la crisis institucional. También le ha instado a evitar el desorden social, a crear empleo y a restaurar la ejemplaridad y la transparencia.

Estas declaraciones me han recordado a otras similares de Esperanza Aguirre, pidiendo, por ejemplo, que los políticos tengan experiencia profesional previa y cualificación suficiente.

A mí las declaraciones me parecen muy bien pero me temo que son poco creíbles mientras no se aclare qué conocimiento tenía la cúpula del PP de Aznar de las actividades de Bárcenas y si hubo o no concesiones a empresas a cambio de donaciones al partido. Deseo que la dirección del PP no estuviera involucrada pero lo que está claro es que a Bárcenas no le contrató y mantuvo Zapatero.

Esperanza Aguirre tendría también que revisar su propio partido en Madrid no vaya a ser que abunden los asesores, amiguetes y personas sin experiencia profesional previa y dedicación profesional difusa. Y por cierto, además de exigir, algo podrá hacer para prevenirlo en el futuro, no?

Convenía también recordar que la politización de la justicia española no ha sido fruto solo de los tentáculos del PSOE (que también) sino del pacto entre los dos grandes partidos para repartirse la tarta de la Justicia pensando en cualquier cosa menos en la independencia de poderes y en el bien común.

Este tipo de datos acaban con la paciencia de los votantes. O el PP espabila o sucede el «imposible» de tener al descabezado PSOE en el poder. Y si no es capaz de conectar con la sensibilidad de la sociedad, arrieritos somos …

Teresa García-Noblejas