El barómetro del CIS hecho público ayer arroja un dato destacado esta mañana por casi toda la prensa: se ha duplicado la  preocupación de la población por la corrupción. De este modo la corrupción y el fraude (6,2%) es ya, según dicho estudio, el cuarto problema para los españoles, tras el paro (56,8%), los problemas económicos (13,3%)  y los políticos (11,2%).

La cuestión es, en efecto, grave. Además, la opinión pública no parece tener la impresión de que se están adoptando las medidas adecuadas para erradicar una lacra que dinamita en su base el factor fundamental de la cohesión social: la confianza. Sin credibilidad por parte de quienes tienen a su cargo la responsabilidad de vida pública, la construcción del bien común es casi imposible.

A este tema acaba de referirse Alejandro Navas en Scriptor.org, el espacio dedicado a «comunicación pública y cultura at large» que con tanto acierto conduce nuestro amigo Juan José García-Noblejas. Por su interés, reproducimos a continuación el contenido completo del artículo de Navas, Director del Departamento de Comunicación Pública y Profesor de Sociología y Pensamiento Sociológico de la Universidad de Navarra.

SOBRE LA CÁRCEL Y LOS BANQUEROS CORRUPTOS EN EUROPA Y EN ESPAÑA

Alejandro Navas

(Scriptor.org, 27/12/2012)

Redada en el Deutsche Bank el 12 de diciembre: los coches patrulla rodean la sede central en Frankfurt y quinientos policías más los inspectores de Hacienda registran las oficinas. Varios de los directivos del banco más importante de Alemania van a la cárcel, acusados de evasión de impuestos y blanqueo de dinero negro. No se trata de un ataque justiciero repentino: las investigaciones de la fiscalía comenzaron en primavera de 2010.

 Frankfurt acoge al Banco Central Europeo, pero queda muy por detrás de Londres, indiscutible capital financiera europea. Aquí la justicia también lleva ventaja a los alemanes.

Los ingleses, tan amigos de las siglas como de la ironía, han bautizado al delito de moda como UTI (Unauthorised Trading Incident: incidente comercial no autorizado). Ha llevado al trullo a conocidos brókers como Jérôme Kerviel (condenado a cinco años de prisión), Nick Leeson (seis años y medio), Yasuo Hamanaka (ocho años) o Kweku Adoboli (siete años) y el desfile no ha hecho más que empezar.

El banco más grande de Gran Bretaña, el HSBC paga la multa más alta en Estados Unidos por lavado de dinero: 1.900 millones de dólares y espera que se fije el importe de la que abonará en Inglaterra. Otro de los grandes, el Standard Chartered, pagará “tan solo” 340 millones de dólares por haber burlado las sanciones contra Irán.

El ambiente en la City ha cambiado radicalmente. Con la excusa de atraer a inversores e intermediarios se hizo la vista gorda durante años. Hoy, esas  prácticas delictivas se denuncian públicamente y llevan a sus responsables ante la justicia: corrupción, blanqueo de dinero, alteración de precios, manipulación del Libor (London Interbank Offered Rate), engaños a los clientes de los bancos. El sector financiero, antes orgullo de la ciudad, se devalúa hasta el más profundo desprestigio.

La nueva generación de banqueros que ha tomado el mando asegura que está dispuesta a cambiar. Veremos. Por si acaso, el gobierno de Cameron se ha propuesto combatir con energía los abusos. De momento ha creado un nuevo organismo de control, la FCA (Financial Conduct Authority), que defenderá con amplios poderes los intereses de los clientes de las 26.000 entidades financieras que operan en la City.

Y, en una medida sin precedentes, ha nombrado gobernador del Banco de Inglaterra al canadiense Mark Carney. Una de las primeras sabias decisiones: traer a alguien de fuera para acometer con garantías el necesario saneamiento .

 ¿Y qué pasa en España? También aquí andamos sobrados de UTI.  El presidente de la Asociación Española de Banca (AEB), Miguel Martín, pide en el Congreso que los responsables de las entidades financieras rescatadas respondan por esas quiebras y por los daños causados a los clientes: “El que la hace la paga, todo lo demás son pamplinas”.  

Es un primer paso. Como el de Bankia, que permitirá arbitraje en los casos más flagrantes de preferentes (unos 190.000 clientes compraron esos polémicos productos). El ministro Montoro avisa: “Vamos a por los peces gordos”. ¿Será capaz de cobrar impuestos a los grandes defraudadores o se atreverá a acabar con los desmesurados blindajes de tantos ejecutivos?

 A diferencia de Gran Bretaña o Alemania, aquí la justicia no da garantías: lenta, chapucera y corrupta.  Acaba de publicarse que la Audiencia Nacional tiene en estos momentos a cuatrocientas personas imputadas por grandes delitos de corrupción, de las que solamente ocho se encuentran en la cárcel. Los sumarios se eternizan –también en ausencia de Garzón– y a  algunos imputados hay que ponerlos en libertad sin llegar al juicio.

 Al menos Díaz Ferrán ha acabado en la cárcel. Asombra que pudiera actuar con impunidad durante tantos años, de acuerdo con el lema que exhibía con orgullo: “Pagar da mala suerte”. Pero más asombra todavía que el gobierno de Aznar le regalara a ciegas subvenciones millonarias o que los empresarios españoles lo eligieran presidente de la CEOE.

Asombra la corrupción de la clase política que ha gobernado Cataluña en los últimos decenios –el famoso tres por ciento, entre otras cosas–, pero resulta más inquietante todavía que los empresarios catalanes estén pagando sin rechistar esas comisiones. Se convierten así en cómplices de la trama criminal.

El que viaja a Cataluña de forma habitual puede captar de primera mano ese clamor en la calle –con una fiscalía ciega y sorda–, pero todos pasan por el aro. Ni siquiera han sido capaces de grabar alguna de esas entregas de dinero y de poner el vídeo en YouTube, para provocar al menos un poco de escándalo social y hacer pensar.

La corrupción es como la hidra de la mitología griega, serpiente con cien cabezas y aliento venenoso. Por cada cabeza que perdía, le salían dos nuevas. Hércules la mató cortando todas sus cabezas de un solo tajo. No parece que tengamos hoy un Hércules capaz de acabar con el monstruo de un solo golpe, y nuestros dirigentes sociales no se muestran a la altura de las circunstancias.

Es hora de regenerar el tejido social desde la base. Tiene poco sentido esperar la solución de arriba; en cambio, hacer de Hércules en el propio ambiente, cada uno en su sitio, resulta una tarea más asequible.

http://www.scriptor.org/2012/12/alejandro-navas-sobre-la-c%C3%A1rcel-y-los-banqueros-corruptos-en-europa-y-en-espa%C3%B1a.html

(Viñeta de EL ROTO)