Según revelaba la Encuesta de Población Activa (EPA) del mes de abril la tasa de paro juvenil estaba a 3 puntos del 60 %, cocnretamente el 57, 22 %. Casi un millón de jóvenes están desempleados en España. A estos datos hay que sumar que casi 500. 000 jóvenes parados (456.926) no han acabado sus estudios de la ESO.. 

Mientras repaso estas cifras recuerdo el primer debate electoral entre Felipe González y José María Aznar en la campaña para las generales de 1996. González, después de 14 años de ejercicio de gobierno, presumía de que nuestro país disponía entonces de la generación mejor preparada de la historia de España. Eso mismo, creo recordar, le he oído a Zapatero. La educación no depende sólo de las leyes pero es evidente que el marco jurídico, de cuña socialista en la España democrática, condiciona en buena parte el modelo educativo y pedagógico del sistema.

Llevo meses revisando a diario las noticias sobre la reforma educativa de Wert y me sorprende la pobreza de argumentos a favor y en contra de la misma. La comunicación es la asignatura suspensa del Ministerio (probablemente del Gobierno) pero si echan Vds. un vistazo a la propaganda  contra la LOMCE les resultará dificil encontrar un argumento, una idea racional diferente a las consignas repetidas cansinamente y sacadas del panfleto Manual del revolucionario de la izquierda radical.

En definitiva, más ideas y menos consignas. Más eficiencia y calidad en la educación y menos ideología barata. Y el Gobierno, que aprenda a comunicar con argumentos. Nos jugamos el futuro: si la educación no forma personas y profesionales, emigraremos durante generaciones.

Teresa García-Noblejas