En las últimas semanas están proliferando las iniciativas de profesionales sanitarios que hacen pública su vocación de cuidar y proteger la vida humana. Hasta hace unas décadas decir médico o sanitario y pro vida era lo mismo y no había que hacerlo explícito porque con pocas excepciones el médico curaba, protegía, preservaba la sacralidad de la vida humana.  Las agresiones y faltas de respeto a la vida humana, con la colaboración de algunos profesionales de la sanidad, ha tenido un efecto positivo: médicos, farmacéuticos, enfermeros, auxiliares están empezando a reivindicar su identidad y misión. Así ha sucedido con Batas Blancas por la Ciencia,  la rebelión contra la Organización Médico Colegial  o la magnífica labor de Médicos por la Vida.

En esta línea está el Vi Simposio de la Asociación Española de Farmacéuticos Católicos bajo el lema  Identidad del  farmacéutico y su compromiso con la vida humana, que tendrá lugar los próximos 4 y 5 de abril en la Universidad Francisco de Vitoria de Madrid. Con un programa de primera categoría (Esther Fonseca, Fernando Caro, Mónica López Barahona, Nicolás Jouvé, José López Guzmán, José Antonio Díez…) y un enfoque interdisciplinar (bioética, sexualidad humana, identidad y actuación del farmacéutico …), este  encuentro internacional pretende constituir un instrumento válido para hacerse presente en los medios de comunicación y también a participar en la vida pública, ayudando a educar, formar e informar a los profesionales de la salud en particular y a la sociedad en general. Toda la información la encontraréis en www.farmaceuticoscatolicos.org, donde os podréis inscribir en este simposio que os recomiendo vivamente.

Ojalá este evento y otros muchos despierten a los profesionales de la sanidad y les hagan recordar que son, antes que nada, custodios de la vida.

Teresa García-Noblejas