Como es sabido, en 1789 se inició en el país vecino un proceso revolucionario, plagado de luces y de sombras, que, al cabo de los años dio al traste en Europa occidental con el Antiguo Régimen y la monarquía absoluta. No pretendo entrar en el análisis ideológico ni en la valoración de aquellos hechos que, como todo proceso histórico, tuvo avances y verdaderos retrocesos. Pero la realidad es que cambió para siempre la faz de Europa.

Como recordaba el querido P. Carlos Valverde en Génesis, estructura y crisis de la modernidad (BAC, 2003), los cambios políticos para mal y para bien se gestan antes en las cátedras universitarias. O, dicho de otra manera, el pensamiento (las ideas, la concepción del hombre, de la sociedad) se traduce en acciones sociales y políticas.

El movimiento francés en favor de la familia natural ha llenado las calles de París el último año y medio reivindicando el sentido común, el concepto natural de familia y libertades esenciales como la de los padres a educar a sus hijos o de los funcionarios de negarse a considerar matrimonio lo que no lo es.   Los vigilantes o centinelas son un fruto visible de ese movimiento y ya se extienden a Londres, Luxemburgo e incluso Jerusalén. Métodos parecidos se han utilizado en Bruselas para protestar por la legalización de la eutanasia infantil (aquí se puede ver el vídeo) y tiene ya su versión italiana en los Sentinelle in Piedi italianos. Las últimas noticias nos indican que La Manif pour Tous da el paso y pretende obtener representación política de la mano de Ludovine de La Rochère.

A mi juicio, el fenómeno francés merece un análisis detallado de su gestación, pensamiento esencial, organización, presencia pública y logros reales. Y de paso, compararlo con la situación española como ejercicio de aprendizaje, no tanto para autoflagelarnos o ejercer una crítica destructiva.

Les dejo aquí algunos enlaces, además de los citados, por son de utilidad para valorar este proceso que califico de revolucionario entendiendo este término como cambio profundo  y sacudida para la aletargada sociedad europea.

Y desde luego, les invito a apuntarse a esta revolución francesa ya. Aunque nos llamen afrancesados.

Análisis de Javier Lozano en Religión en Libertad:

http://www.profesionalesetica.org/2013/05/javier-lozano-en-rel-la-experiencia-del-historico-movimiento-familiar-de-resistencia-en-francia-desde-dentro/

http://www.profesionalesetica.org/2013/09/javier-lozano-en-rel-el-gran-despertar-en-francia-los-jovenes-catolicos-se-preparan-para-el-asalto-a-la-politica/

Análisis editorial de Profesionales por la Ética:

http://www.profesionalesetica.org/2013/03/caso-francia-aprendizajes-para-nosotros/

Reflexión de Jose Javier Esparza en La Gaceta:

http://www.profesionalesetica.org/2013/10/jose-javier-esparza-en-la-gaceta-avanza-en-francia-la-objecion-de-conciencia-ante-el-matrimonio-homosexual/

Entrevista al padre Daniel Ange en Religión en Libertad:

http://www.profesionalesetica.org/2014/02/los-10-logros-de-las-grandes-manifestaciones-en-francia-por-el-matrimonio-y-el-derecho-de-los-ninos-a-un-padre-y-una-madre/

Artículo del filósofo Fabrice Hadjad:

http://www.profesionalesetica.org/2013/08/fabrice-hadjadj-no-nos-llameis-fascistas-integristas-homofobos-somos-simplemente-maravillados/

Teresa García-Noblejas