Si la elaboración de estudios e informes requirió del equipo de Profesionales por la Ética un trabajo muy serio de investigación y análisis, la edición de las guías prácticas sobre EpC para los padres y sus plataformas necesitó además un ejercicio de prudencia y cuidadoso discernimiento. Algo que no siempre resultó fácil por la complejidad e incertidumbre que presentaron algunas cuestiones.

Tuvimos siempre muy claro que nadie debía reemplazar a cada familia concreta en las decisiones a adoptar sobre la objeción de conciencia de sus hijos, siendo el respeto profundo de esa libertad personal la base de toda la campaña. Pero a la vez eran los propios padres los que nos pedían orientación y criterios prácticos muy específicos, lo que exigía ponderar bien las diferentes opciones y sus posibles consecuencias, procurando transmitirles información e indicaciones precisas, realistas y responsables.

Para este discernimiento prudencial fue clave escuchar y debatir mucho, tratando de aprovechar al máximo el conocimiento, las experiencias y el buen sentido no ya sólo del equipo entero de Profesionales por la Ética, sino también -y fundamentalmente- de cuantos, de una u otra forma, se fueron involucrando en la «batalla de Educación para la Ciudadanía».

Disponer de las nuevas herramientas de trabajo colaborativo en internet facilitó mucho esta labor de intercambio y consulta permanentes que, fuera del ámbito de Profesionales por la Ética, se articuló en una primera fase a través del grupo cerrado de correo electrónico ObjetoresEpC  -un valioso «grupo de pensamiento y acción» con un reducido número de personas de mucho talento y compromiso–   para después, una vez se extendieron la objeción y el movimiento de las plataformas, quedar transferido al grupo, muy amplio, de Redes Locales, al que ya hemos hecho referencia y que con tanta eficacia animó y coordinó Leonor Tamayo con el apoyo directo de otros padres y madres de indiscutible liderazgo. No menos importantes fueron también las diferentes reuniones de coordinación celebradas con representantes de las plataformas.

Gestión del conocimiento y aprendizaje de las experiencias

Diariamente y tanto en el equipo de Profesionales por la Ética como en los dos grupos virtuales a los que se ha hecho referencia, se compartían toda la información y las experiencias disponibles para, entre todos, contrastar criterios y definir las mejores alternativas de acción, que fueron también plasmándose en las diferentes guías prácticas. Estas guías, en lo que respecta a la producción de nuestra asociación, aparecieron en unos casos firmadas por Profesionales por la Ética y en otros por el conjunto de las plataformas de padres y las asociaciones nacionales que las apoyábamos.

Hay que señalar también que las formas de difusión de las diferentes guías fueron bastante diversas: envíos por correo ordinario en papel, entrega en mano en las charlas para padres o en los encuentros de objetores, envío a través de correos electrónicos, descargas a través de las múltiples páginas web que fueron surgiendo… sin olvidar que un repertorio completo de las diferentes guías –al igual que de los informes y estudios–  formaba parte, junto a otros materiales útiles, de la carpeta del Kit de campaña (en papel y en formato digital) que se entregaba a los asistentes a los cursos de formación de formadores organizados por Profesionales por la Ética a lo largo de toda la campaña (nos referiremos a ellos en un próximo capítulo).

Guías, solucionarios, decálogos…

En entregas anteriores de esta crónica del 20 aniversario ya hemos apuntado que la palanca que, en cierta forma, provocó el lanzamiento del movimiento objetor de padres fue la Guía para la Objeción de Conciencia. Educación para la Ciudadanía: los padres elegimos. La primera edición se presentó en rueda de prensa el 17 de octubre de 2006 y tenemos a la vista, procedente del archivo de la asociación, la 11ª edición revisada, de mayo de 2008, con la que se contabilizaron 125.000 ejemplares.

También hemos hecho referencia ya al desplegable 10 Motivos para rechazar Educación para la Ciudadanía, editado a finales de 2006 con un cuidado diseño de Jesús García, un excelente profesional de nuestro equipo de voluntarios que desinteresadamente se hizo cargo de la mayor parte de los diseños gráficos de la campaña.  El desplegable resultó muy popular entre los padres por su claridad y concisión.

El 12 de septiembre de 2009 apareció el Decálogo para los padres frente a Educación para la Ciudadanía con hijos en 3º de la ESO a los que afecta la asignatura en el curso 2007-2008. Se trataba de un conjunto de indicaciones muy concretas y prácticas para que los primeros padres que se enfrentaban a la aplicación de EpC pudieran hacer frente a la salida de sus hijos de clase de EpC. El clima era ya de clara amenaza en la mayor parte  de las administraciones educativas donde la asignatura empezaba a ser aplicada y tampoco algunos colegios estaban dispuestos a dar muchas facilidades a este ejercicio de la libertad de conciencia de los padres. El Decálogo llevó los logos de todas plataformas y entidades nacionales  comprometidas el movimiento objetor, ofreciéndose en el propio documento un Servicio gratuito de Asistencia Jurídica al Objetor, hasta cierto punto compartido por las referidas entidades.

Apenas dos meses después de iniciado el curso conseguíamos completar, también con un atractivo diseño gráfico, el Solucionario. Respuestas a las preguntas más frecuentes sobre Educación para la Ciudadanía y objeción de conciencia. Comprendía 39 preguntas con respuestas muy ajustadas y contrastadas.

La problemática jurídica, en primer plano

La dimensión jurídica de la objeción de conciencia, en sus diferentes facetas, empezaba ya a ocupar un lugar central en las preocupaciones de quienes habían decidido movilizarse por sus derechos. Esta  circunstancia nos llevó, ya en enero de 2008, a publicar Objeción de Conciencia frente a Educación para la Ciudadanía. Guía Jurídica, un sólido documento elaborado por el Servicio Jurídico de Profesionales por la Ética  –entonces dirigido por José Luis Bazán– con el apoyo de la red de juristas que, todavía de manera incipiente, daban soporte legal a los padres y las plataformas. La Guía Jurídica se presentó a los medios de comunicación en una memorable rueda de prensa celebrada en Madrid el 15 de enero de 2008 con la participación de representantes de Profesionales por la Ética, el letrado de Sevilla Carlos Seco (actual Presidente de FECAPA) y una de las madres que lideraban las plataformas, la toledana Cristina Rodríguez.

Con el mismo acento en la problemática legal de la objeción de conciencia se editó en marzo de 2008 un nuevo Decálogo para los padres objetores frente a Educación para la Ciudadanía. Apoyo jurídico, dirigido ya a los padres de todas las comunidades y con criterios algo más contrastados por la experiencia. Y el 14 de mayo de 2008 se lanzó una octavilla, de texto muy aquilatado, en la que se condensaban los aspectos más importantes a tener en cuenta por los padres para una resistencia eficaz a EpC. La hoja tenía como reclamo la frase Tus hijos, tu decisión con la imagen del icono del movimiento  -la niña Teresa a la que ya hemos hecho referencia-. En ella aparecían los logos de todas  las plataformas y de prácticamente todas las asociaciones nacionales involucradas en la campaña. De esta octavilla se harían un buen número de ediciones para su distribución masiva.

EpC en Bachillerato. La crisis de las sentencias del Supremo

El desarrollo del currículo de Filosofía y Ciudadanía  -la asignatura de EpC para el Bachillerato-, daría lugar a una cierta controversia en el movimiento objetor. Por nuestra parte intentamos aportar algún criterio al respecto a través de una muy matizada Nota Informativa sobre Bachillerato que tuvo dos ediciones: 24 de junio y 3 de octubre de 2008.

Pero sin duda alguna la situación de mayor complejidad y dificultad, en el terreno de la acción práctica, fue el momento posterior a las sentencias del Tribunal Supremo, hechas públicas, con formas inauditas, el 28 de enero de 2009. Tras la multidudinaria rueda de prensa de esa misma tarde, las diferencias de criterios se evidenciaron pronto entre las principales asociaciones nacionales que apoyábamos a los padres objetores, si bien inicialmente fue posible contener el desacuerdo. Así conseguimos que la unidad se mantuviera  -con alguna excepción aislada- en el II Encuentro Nacional de Objetores de Conciencia a Educación para la Ciudadanía, organizado por Profesionales por la Ética el 28 de febrero de 2009 en la Universidad Francisco de Vitoria de Madrid. El evento, al que asistieron un millar de objetores y que será objeto de otra entrega de esta crónica,  lo vivimos en un inolvidable clima de hermandad, entusiasmo y esperanza. Con la documentación oficial del Encuentro se entregó a los participantes nuestro Cuadro de acciones tras las sentencias TS, en el que, tras no pocos debates y reflexiones, proponíamos que se mantuviera la objeción de conciencia  -este era el punto principal de discordia entre las asociaciones nacionales-  junto con otras líneas de acción alternativas o complementarias.

La división efectiva de las asociaciones nacionales se produciría inmediatamente después de celebrado el Encuentro, lo que provocó no poca desorientación entre los padres, que contemplaban asombrados como líderes que les habían servido de referencia a lo largo de toda la campaña mantenían ahora puntos de vista contradictorios respecto a lo que convenía hacer en el nuevo escenario post-sentencias del Tribunal Supremo. Con todo, la inmensa mayoría de las plataformas de padres decidieron seguir adelante con la objeción de conciencia. Las plataformas de Castilla y León y de la Comunidad Valenciana, principalmente, desplegaban en aquellos meses un vigoroso dinamismo queapenas unos meses después se vería reforzado por el valiente fallo del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León de 23 de septiembre de 2009 en el que, apartándose de manera muy fundada del criterio del dividido Tribunal Supremo, se amparaba a los padres objetores.

Cuestión de conciencia, cuestión de libertad

El 14 de marzo de 2009 se celebró en Madrid una nueva reunión de coordinación de representantes de plataformas, convocada por Profesionales por la Ética. Nuestra asociación presentó en ella la nueva guía Cuestión de conciencia, cuestión de libertad. Guía práctica tras las sentencias del Tribunal Supremo para los padres que rechazan esta Educación para la Ciudadanía, cuyo propósito fundamental era servir de renovado elemento integrador en un momento extremadamente delicado para todo el movimiento de resistencia a EpC. Fue, tal vez,  la guía cuya redacción resultó más ardua.

Fuera ya del periodo comprendido en la historia de este 20 Aniversario, en octubre de 2012, editamos la guía Educación para la Ciudadanía en España: 20 cuestiones controvertidas en la que se trata de clarificar el confuso estatus de la asignatura tras la frustrante reforma de sus enseñanzas mínimas obligatorias el 3 de agosto de 2012 y la aprobación del primer texto del Anteproyecto de L.O. de Mejora de la Calidad Educativa.