En estas dos décadas de historia de Profesionales por la Ética hemos tenido la oportunidad de conocer y tratar a personas extraordinarias. Indudablemente, una de ellas ha sido Mª Dolores Vila-Coro, que nos dejó el 1 de enero de 2010.

Era 1998 y estábamos en plena campaña de reforma del Código Penal para prevenir una futura legalización de la clonación humana y dimos con un libro titulado Huérfanos biológicos que aclaraba, de forma muy divulgativa, conceptos esenciales y difíciles relacionados con la reproducción asistida. Su autora, Mª Dolores Vila-Coro, era doctora en Derecho y experta en lo que ahora se conoce como biojurídica, disciplina en la que era pionera en España. Organizamos una presentación y coloquio en torno al libro y pudimos aproximarnos a su experiencia personal y a la singular trayectoria que llevó a una madre de familia, con estudios de ATS, a convertirse en una persona de referencia en el campo de la bioética y del Derecho.

Posteriormente organizamos una Jornada en el Colegio de Abogados de Madrid con la colaboración del Consejo General del Poder Judicial. Como el tema era clonación, reproducción asistida y derechos fundamentales, Vila-Coro fue una de las ponentes y dejó muy claro el concepto de persona y su dignidad en el contexto de la biotecnología y las ciencias de la vida. La Jornada, dicho sea de paso, hizo chirriar algunos goznes del vetusto edificio de la calle Serrano de Madrid.

Además de doctora en Derecho (con Premio extraordinario de Doctorado), Vila-Coro era licenciada en Filosofía y Académica Correspondiente de la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación. Vocal del Comité Director de Bioética del Consejo de Europa. Vocal de la Comisión Española de la UNESCO y Presidenta de su Comité de Ética. Ex vocal de la Comisión Nacional de Reproducción Humana Asistida y del Comité de Ensayos Clínicos de la Comunidad de Madrid. Fundadora y Presidenta de la Asociación de Juristas ATRIA y de la Sociedad Española de Biojurídica y Bioética. Vinculada al mundo académico como miembro del Consejo Asesor y como docente de   varias universidades, intervino como ponente en numerosos congresos nacionales e internacionales. Le fue concedida la Cruz de San Raimundo de Peñafort y era autora de numerosos libros y artículos. Murió en enero de 2010 siendo directora de la Cátedra y del Doctorado de Bioética y Biojurídica de la UNESCO.

Persona cercana y emprendedora, era una mujer de fuertes convicciones y fe profunda que asistía diariamente a Misa en su parroquia. Ya forma parte de la historia y, modestamente, de nuestra trayectoria como asociación.

Ver en esta misma página las notas escritas por Miguel Ángel Ortega y Teresa García-Noblejas con motivo del fallecimiento de María Dolores Vila-Coro: pinchar aquí.