El nacimiento de un nuevo milenio representó un momento histórico lleno de desafíos y graves responsabilidades, de los que Profesionales por la Ética quiso ser especialmente consciente. Las nuevas circuntancias a las que se enfrentaba entonces –como hoy–  la humanidad, nos permitían afirmar en nuestro Boletín Avizor (nº 26) que la ética constituía una de las fronteras del siglo XXI, «destinado a vivir intensos debates éticos (…) que habrían sido inimaginables apenas hace unas décadas».

Por eso entendimos que el amanecer del siglo XXI tenía que ser también ocasión para la renovación y nuevo impulso de nuestra asociación, idea que condensábamos en aquellos días en un pensamiento de José María Arizmendiarrieta, fundador de la cooperativa Mondragón: No lamentos, sino acción. Siempre hay un paso más que dar. El signo de la vitalidad no es durar sino renacer y adaptarse.

1999 había terminado con nuestra peregrinación a Santiago de Compostela y un encuentro de socios de toda España en Alcalá de Henares, en el cual se compartieron  y debatieron actividades y proyectos a partir de la presentación por el profesor José María Barrio de la ponencia «La aportación de los católicos en materia de ética en una sociedad pluralista».

En octubre de 2000 tuvo lugar la elección de una nueva Junta Directiva, con significativos relevos en las responsabilidades, savia nueva y un claro mandato: renovar la asociación. Cristina Urrutia había asumido, meses antes y desde su anterior experiencia profesional como Directora de los Centros de Cultura Popular y Promoción de Adultos, la Gerencia de nuestra entidad con el cometido de implantar un modelo ágil de gestión y dinamizar la asociación.

El 4 de noviembre algunos representantes de Profesionales por la Ética tenían el privilegio de participar con la representación española en los inolvidables actos del Jubileo de los Políticos en Roma, en el que Juan Pablo II proclamó a santo Tomás Moro como patrono de los gobernantes y los políticos.

Y el 14 de diciembre Javier Restán, entonces Director General de Cooperación al Desarrollo y Voluntariado de la Comunidad de Madrid, inauguró un nuevo curso de tertulias para socios y amigos en Madrid con una charla sobre el tema «Voluntariado y participación social: ¿una esperanza para el nuevo siglo?».

Ya en 2001, el 28 de enero tuvo lugar en Madrid una reunión preparatoria de la asamblea constituyente de la Federación de Asociaciones de Profesionales por la Ética, que finalmente se realizó los días 23 y 24 de junio en Barcelona.En dicha reunión preparatoria se decidió también la adhesión de las asociaciones de Andalucía, Castilla-La Mancha, Castilla y León, Cataluña, Galicia y Madrid al «Acuerdo por las Libertades y Contra el Terrorismo»  –el célebre Pacto Antiterrorista–, suscrito por PP y PSOE el 12 de diciembre de 2000.

Acto de homenaje a santo Tomás Moro

Particular significado tuvo en aquella etapa la celebración el 22 de febrero en un céntrico hotel madrileño de un acto de homenaje a Tomás Moro, al que pertenecen las imágenes que acompañan las presentes líneas. Fue organizado por nuestra entidad con la colaboración de la Fundación Konrad Adenauer, Fundación Humanismo y Democracia, Foro Arbil, Acción Social Empresarial y el Instituto de Humanidades Ángel Ayala. Tanto con la Adenauer como con ASE habíamos firmado acuerdos generales de colaboración para la celebración de actividades conjuntas.

El acto desbordó todas las previsiones de asistencia, contando con la presencia de algunas destacadas personalidades, como es el caso de las que pueden identificarse en las fotografías: Iñigo Cavero  -Presidente entonces del Consejo de Estado–, Rafael Pampillón –Director del Área de Economía del Instituto de Empresa–  o Pedro Murga  –Secretario General de ASE–.

El nº 25 de Avizor dedicó un amplio espacio a este acto bajo el titular de portada «La coherencia moral en la responsabilidad pública, tema de nuestro tiempo». El reportaje reseñaba que el acto dio comienzo con unas palabras de presentación de Jaime Urcelay, presidente de Profesionales por la Ética, quien destacó que para nuestra entidad santo Tomás Moro «representa un elocuente testimonio de la coherencia moral en el ejercicio de la responsabilidad pública, de la primacía de la verdad sobre el poder y de una política al servicio de la persona humana».

Seguidamente Alfonso Coronel de Palma, Presidente de la ACdP y de la Fundación Universitaria San Pablo – CEU pronunció una conferencia en la que empezó repasando los hitos más sobresalientes de la biografía del Canciller inglés, para después tazar, con apoyo en las intervenciones de Juan Pablo II en los mencionados actos del Jubileo de los Políticos, una reflexión sobre la naturaleza y responsabilidad de la vocación a la política.

Redescubir el sentido de la participación, la exigencia de una gran competencia en el desarrollo de los propios deberes en el ámbito de lo público y la necesidad de una correcta concepción del hombre y de la sociedad a la luz de la ley ética universal, presente en el corazón de todo hombre e iluminada por la revelación evangélica, fueron las propuestas con las que el presidente de la ACdP completó su exposición. Remataron el acto un animado coloquio y un vino español ofrecido por la Fundación Konrad Adenauer.

El Proyecto Milenio

En una perspectiva más interna, debe destacarse que el 5 de marzo se celebró la reunión plenaria de cierre del «Proyecto Milenio», en cuya elaboración participaron, a lo largo de cuatro meses de trabajos y debates, toda la Junta Directiva y un buen número de asociados comprometidos en una reflexión de fondo para la renovación de la asociación.

El documento definía el futuro de Profesionales por la Ética para el horizonte 2001-2005 sobre la base de la reafirmación de la identidad fundacional, plasmada básicamente en la Misión, y en la opción por cuatro líneas estratégicas prioritarias. Asimismo adoptaba nuevos criterios organizativos para la asociación

Amplio despliegue de actividades

Los años 2000 y 2001 conocieron también una gran intensidad en las actividades de las diferentes asociaciones de Profesionales por la Ética.

Ya hemos dado cuenta en el lugar correspondiente de la campaña sobre derechos humanos y clonación humana o sobre los cursos para docentes sobre formación en valores, que abarcaron también estos años, a los que hay que añadir la campaña de denuncia de la comercialización de la llamada “píldora del día después”. Esta campaña fue lanzada en diciembre de 2000.

En marzo de 2000 se elaboraba el documento «Campaña Elecciones Generales 2000. Ética y Politica, propuestas a los partidos», concebido como una aportación a la labor política desde la sociedad civil. En la propuesta  –que fue remitida a reprentantes de los principales partidos que concurrían a las elecciones– se defendían cuestiones como el sistema electoral de listas abiertas, la democracia real interna en el funcionamiento de los partidos y su financiación transparente, medidas de lucha contra la corrupción o la independencia de los grupos sociales intremedios respecto a los partidos.

Asimismo debe dejarse constancia de las actividades de la dinámica asociación de Toledo, presidida por Fernando Lallana. Del 1 de diciembre de 1999 a 22 de enero de 2000 organizaron, en colaboración con el Ayuntamiento, el Ciclo «Toledo, encrucijada de religiones y culturas. Abriendo caminos hacia el Tercer Milenio». Participaron en varias sesiones cualificados representantes de las comunidades cristiana, judía y musulmana, entre los que puede destacarse a Demetrio Fernández, entonces director del secretariado de relaciones interconfesionales del Arzobispado de Toledo y hoy Obispo de Córdoba.

En marzo organizaron un nuevo ciclo, con el patrocinio de Telefónica, sobre «Nuevas Tecnologías, ¿oportunidad o amenaza?» y el 17 del mismo mes celebraron una sesión sobre «Politica educativa en Castilla-La Mancha» en la que fue ponente Fernando Lorenzana,  Presidente Regional de CONCAPA.

Por su parte, Profesionales por la Ética de Cataluña, presidida entonces por el abogado Ezequiel Miranda, colaboraba con otras entiades cívicas en la elaboración del documento «Razones del no a la eutanasia», presentado el 14 de marzo de 2001 en un acto celebrado en el Centro Internacional de Prensa. Asimismo y sobre este mismo tema celebró un coloquio con alumnos y profesores de la Escuela Técnica Profesional «López Vicuña». Fueron ponentes  –además de Miranda– Mossèn Oriol, el Dr. Sureda y Carmen Tebé, quien presentó un impresionante testimonio personal.

En febrero-marzo de 2000 la asociación catalana organizaba el ciclo de conferencias, coloquios y mesas redondas “Etica i política debat actual davant las eleccions”. En él participaron Salvador Aragonés (Director de Europa Press), Pedro Júdez (Conseller Nacional de CDC), Manuel Milián Mestre (diputado del PP), Josep Miró (portavoz municipal de CiU), Manuel J. Silva (diputado de CiU), Josep Carbonell (diputado del PSC en el Parlamento catalán) y Mª Angels Esteller Ruedas (Diputada del PP en el Parlamento catalán).

La asociación de Andalucía, presidida por Miguel Gómez de Agüero, centraba mientras tanto sus esfuerzos en la denuncia pública de los efectos abortivos de la «píldora del día después», comercializada por decisión de la Ministra de Sanidad, Celia Villalobos. A nivel nacional, Profesionales por la Ética había ya mostrado su rechazo a esta medida mediante un escrito que se hizo llegar a los responsables del Ministerio a través de los Colegios de Médicos y Farmaceúticos. La campaña desarrollada en Andalucía incidía también en el derecho de los farmaceúticos a la objeción de conciencia, amenazada por la beligerante Junta de Andalucía.

Cine con Valores

En Madrid, el 4 de abril de 2001 se inauguró el Ciclo «Cine con Valores», coordinado por la profesora Inés Pérez Soba, de la Junta Directiva de la asociación. Se hizo con una sesión sobre la película «Gattaca». Comentaron la cinta la profesora Mercedes Larrú, del Dpto de Bioquímica de la UFV, y Antonio del Moral, Director del Área Jurídica de Profesionales por la Ética.

La iniciativa se extendió también a Málaga, en colaboración con diferentes profesores de la Facultad de Ciencias de la Información. La primera sesión estuvo dedicada al tema «Ética y medios de comunicación social»; la película proyectada fue «El show de Truman».

Participación en foros y en los medios de comunicación

Finalmente, señalar que en esta etapa abundó tambien la participación de representantes de la asociación en los medios de comunicación y en diferentes foros. Del archivo de la asociación tenemos a la vista, por ejemplo, el interesante documento «Católicos y Vida Pública. Situación actual y propuestas concretas», que contiene el desarrollo completo de la intervención de Teresa García-Noblejas en la convivencia de los jóvenes de la vigorosa Acción Católica de la Diócesis de Toledo en Piedralaves (Ávila), en Marzo de 2000.

En definitiva y como escribíamos en el editorial del nº 25 de Avizor, en 2001 «Profesionales por la Ética navega ya por el tercer milenio, mar adentro…».