En estos días se está difundiendo una Declaración internacional de expertos por la abolición de la gestación por sustitución entre profesionales que, de una u otra manera, están relacionados con esta práctica: médicos, profesionales de la sanidad, juristas, educadores, psicólogos …

La Declaración, que puede leerse íntegra aquí, afirma que la gestación por sustitución, también conocida como «maternidad de alquiler», constituye una violación de los derechos fundamentales de la madre gestante y del hijo concebido. Igualmente, se recuerda que los deseos de paternidad, tienen como límite la dignidad de las personas y la protección de sus derechos fundamentales. Finalmente, se hace referencia a la vulnerabilidad y desinformación de numerosas mujeres, que son explotadas por los intermediarios de la maternidad subrogada, y a la ruptura premeditada del vínculo natural entre madre e hijo.

Los firmantes de la Declaración solicitan que los gobiernos nacionales y las instituciones internacionales (como garantes del respeto a los derechos humanos) se comprometan en la abolición universal de la maternidad subrogada.

Por último, se exige también la prohibición de la inscripción en el Registro Civil a favor de los padres no biológicos de los niños nacidos mediante la gestación por sustitución como medida disuasoria eficaz frente a esta práctica.

La Declaración internacional de expertos por la abolición de la gestación por sustitución la han suscrito hasta el momento 1.988 expertos pertenecientes a 31 países de todo el mundo, especialmente de España e Iberoamérica. Entre los firmantes predominan los juristas y profesionales de la sanidad, mayoritariamente médicos.

Leonor Tamayo, presidenta de Profesionales por la Ética, ha explicado que la Declaración y los nombres de sus firmantes serán entregadas a partir de septiembre en el Parlamento Europeo, la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos de la ONU y la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa. Tamayo ha indicado igualmente que la Declaración sigue recabando apoyos.

Profesionales por la Ética es autora del informe Vientres de alquiler, maternidad subrogada. Una nueva forma de explotación de la mujer y de tráfico de personas (Ver resumen ejecutivo del informe).

—–

Declaración internacional de expertos por la abolición de la gestación por sustitución

AFIRMAMOS QUE:

1.- Los acuerdos de gestación por sustitución o maternidad subrogada suponen una flagrante violación de la dignidad y los derechos fundamentales tanto de la madre gestante como del hijo concebido, al tratar a la mujer como si de una fábrica se tratase y a su hijo como un producto objeto de tráfico comercial.

2.- Los deseos de paternidad, aun cuando susciten toda la comprensión desde un punto de vista humano, deben tener siempre como límite infranqueable la dignidad de las personas y la protección de sus derechos fundamentales. La verdadera compasión no puede dar la espalda a la verdad.

3.- Los intermediarios de la maternidad subrogada recurren además, con mucha frecuencia, a mujeres desprotegidas y desinformadas, lo que hace aún más reprobable esta forma de explotación y conlleva importantes riesgos para la salud física y psicológica de las madres gestantes, a corto y largo plazo.

4.- Los hijos de madre subrogada, nacidos por el uso intensivo de técnicas de fecundación artificial -con todo lo que implican-, presentan también riesgos de patologías físicas y psicológicas. Asimismo, en ellos se rompe, premeditada e intencionadamente, el vínculo biológico natural con su madre, provocando en estos niños la confusión respecto a su propia identidad.

5.- La maternidad de alquiler contradice un buen número de convenios y normas internacionales, especialmente las relacionadas con la dignidad humana, la adopción, la protección de la mujer y de los niños, y el tráfico de personas.

Y, POR ELLO, EXIGIMOS:

  1. La abolición universal de la maternidad de alquiler o maternidad subrogada, a través del compromiso y la colaboración de los diferentes gobiernos nacionales, así como de la inmediata intervención de las instituciones internacionales que deben velar por la protección de los derechos humanos.
  2. Que se mantenga, o se apruebe según el caso de cada país, la prohibición de inscripción en el Registro Civil en favor de los padres no biológicos de los niños nacidos mediante la gestación por sustitución como medida disuasoria eficaz frente a esta práctica.